La Fuente

La Fuente
La Fuente
En mi Jardín Interior descubro La Fuente de vida

Muchas veces he contado que me gusta imaginar mi Mundo Interior como un jardín.

Un Jardín que he de cuidar y mimar para que florezca y dé frutos que alimenten a otras criaturas.

En una parte de él habitan mis emociones, mis proyectos, mis miedos…, pero sé que todo ello es ilusorio, que no son más que espejismos creados por la mente, y que todo el jardín no es más que un gran palacio de puro cristal, vacío y transparente en el que habitan el amor, la sabiduría y el gozo. Seguir leyendo

Apagar mi sed

“Cada día busco un momento para adentrarme por los recónditos senderos que me conducen a la fuente que hace tiempo descubrí.

En silencio, por el conocido camino, llego hasta ella; bebo de su manantial y reparo la sed de mi alma. Cuando saboreo su agua siento que no hay pasado, que no hay futuro, sólo escucho el canto alegre de mi corazón y, por unos instantes, simplemente, soy.” (ANF)