Cuál es tu camino…

Camino
No deberíamos olvidar descubrir nuestro camino

¿Sabes cuál es tu camino o no tienes tiempo para plantearte esas cosas?

Si es lo segundo, ¡pues vale!, entonces es posible que un día te des cuenta que has llegado a donde no querías y has vivido sin percatarte de lo que éste tenía preparado para regalarte.

Cada uno de nosotros vive de forma única e irrepetible. Hacer que nuestra vida llegue a ser suficientemente significativa forma parte de nuestra tarea en el mundo y de nuestro compromiso como seres humanos.Seguir leyendo

¿Dormir o despertar?

dormidos
Dificilmente podremos vivir una vida plena si de,maullamos dormidos

Cuando reflexiono acerca de lo que significa vivir en plenitud siempre aparece en mi mente la noción de despertar de manera inseparable de lo anterior.

Tal vez porque haya tenido la suerte de haber recibido enseñanza de algunos maestros a los que considero “despiertos” que han explicado este estado de la mente de una forma sencilla y clara.

Pero a lo largo del tiempo he observado que mientras hablar de vida plena nos resulta cercano, introducir la noción de despertar suena lejano, como si fuese algo destinado a los yoguis del Himalaya o al reducido ámbito de los maestros orientales.Seguir leyendo

Dimensión científica y espiritual en el camino del despertar

despertar
Sabiduría y compasión conforman la senda del despertar

Crecer y desarrollarse como seres humanos avanzando por el camino de la autorrealización comprende a la vez una dimensión científica basada en los conocimientos actuales del funcionamiento de nuestro cerebro, así como un profundo aspecto espiritual que no podemos obviar.

Podría decirse que ciencia y espiritualidad son como las dos alas de un pájaro, sin las cuales, el pájaro, no podrá volar en el cielo.

No cabe duda de que las grandes tradiciones espirituales han realizado aportaciones fundamentales en lo que se refiere a la búsqueda de la felicidad y al bienestar personal. Seguir leyendo

La mirada del corazón

Mirada del corazón
La «mirada del corazón» nos permite percibir el mundo de diferente forma

¿Cómo veríamos el mundo si tuviéramos la capacidad de acceder a él desde  una mirada diferente a la habitual?

Siempre me ha interesado conocer la forma de mirar el mundo más allá de los ojos físicos. Tal vez por eso me he preguntado muchas veces acerca de cómo desarrollar la mirada que surge del corazón.

La mirada del corazón es una mirada limpia y benevolente, libre de prejuicios y capaz de captar lo que los seres y el mundo son y no lo que parecen ser.Seguir leyendo

Aprovechar las crisis para crecer

arenas movedizas
Cuando aparecen las crisis sentimos como si mandásemos por arenas movedizas

La palabra crisis habitualmente suele tener una serie de connotaciones negativas que impiden entender la importancia que dicho concepto posee como parte fundamental de todo proceso de crecimiento humano.

Para la mayoría de las personas una crisis se concibe como algo poco deseable, algo a evitar. Sin embargo, para alguien que se encuentra involucrado en un camino de desarrollo personal, las crisis son concebidas no cómo un enemigo, sino como uno de los ingredientes imprescindibles para realizar exitosamente dicho proceso. Seguir leyendo

Trascender nuestra autobiografía

carga imaginaria
¿Y si descubrieses que la carga que te abruma es sólo imaginaria?

¿Te gustaría caminar ligero de equipaje, sin los pesados lastres del pasado y sin vivir la angustia generada por la culpa o el resentimiento?

Para ello no tenemos más que dejar de considerarnos unas víctimas o unos prisioneros de nuestro pasado.

Sí, pero ¿cómo hacerlo?

Pues lo primero es diferenciar entre lo que son las circunstancias vitales y lo que es la historia biográfica.

Lo primero se refiere a los datos biográficos históricos y constatables (por ejemplo dónde he nacido, cuantos hermanos tengo, cuál era la profesión de mis padres o en qué colegio estudié).Seguir leyendo

Respirar con todo el cuerpo

Respirar con plenitud
Respirar globalmente
Respirar con todo el cuerpo, respirar globalmente

Normalmente, cuando en un grupo inicial de alumnos pregunto -¿con qué respiramos?-, me suelen contestar -con los pulmones-. Cuando me escuchan decir que no, que ventilamos con los pulmones pero que respiramos con todo el cuerpo, suelo encontrar caras de extrañeza.

Ya he comentado en otros post, la importancia que tiene la respiración en el proceso de desarrollo humano. Por eso, dentro del Entrenamiento Sofrodynámico, el entrenamiento de la respiración ocupa un lugar esencial.Seguir leyendo

Cortar el lastre de nuestra propia biografía

Cortar con nuestra biografía¡Qué bueno sería caminar ligeros de equipaje!

En cada momento, cada uno de nosotros no es más que el resultado de la concurrencia de factores biológicos junto con los aspectos psicológicos derivados de una historia personal vivida en un determinado contexto. “Yo y mis circunstancias”, que decía Ortega.

Hay quienes sentirán que han sido exitosos y que se encuentran viviendo la vida que siempre han querido vivir. En cambio a otros, posiblemente, les hubiese gustado que las cosas hubieran transcurrido de un modo diferente a como lo hicieron.Seguir leyendo

Crear espacio

crear espacioNuestra mente es el contenedor y nuestros pensamientos, emociones, recuerdos, etc., los contenidos.

El famoso maestro sufí Idries Shah afirmaba, “cuando usted diferencie entre contenedor y contenido habrá alcanzado toda la sabiduría”. ¿Qué querría decir el maestro con tan enigmática frase?

Pues que cuando nos identificamos con la naturaleza de la mente y no con lo que contiene, alcanzamos el estado de paz duradera que tanto anhelamos.Seguir leyendo

Los autocuidados en Sofrodynamia®

El autocuidado en sofrodynamiaNo cabe duda que las personas que se cuidan física, mental y espiritualmente viven mejor y más felices que quienes no lo hacen, pero habría que señalar que es diferente asumir el protagonismo de proporcionarse dichos cuidados de esperar que otros lo hagan por ti.

El proceso de maduración humana lleva consigo la exigencia de aprender a satisfacer nuestras necesidades, físicas, emocionales, afectivas, etc., así como también la habilidad necesaria para saber aplicarnos los autocuidados necesarios.

Entendemos como autocuidado todas aquellas actividades o conductas que los individuos realizan para el mantenimiento de su propia salud y bienestar.

Aunque sea algo que hacemos para nosotros mismos es conveniente recordar que, de forma indirecta, también tendrá repercusiones beneficiosas sobre los demás.

En el caso particular de las personas que, por trabajo o por circunstancias familiares, cuidan de otros, se hace especialmente necesario que aprendan a cuidar de ellos mismos, ya que se ha demostrado que el “contagio emocional”  que surge en estas relaciones fruto de la interacción entre el cuidador y la persona receptora de los cuidados, da lugar a repercusiones desfavorables para la salud del cuidador.

Para avanzar en el aprendizaje del autocuidado desde el punto de vista de la Sofrodynamia®, proponemos adquirir una serie de conocimientos sobre nuestro mundo interior, así como alcanzar el dominio de ciertas herramientas prácticas, como por ejemplo:

1) Adquirir un modelo mental más saludable

2) Mejorar y armonizar la consciencia de la corporalidad, para detectar signos precoces de afectación y aplicar estrategias correctoras

3) Disponer de un correcto patrón respiratorio que nos sirve, entre otras muchas cosas, para amortiguar las consecuencias del estrés y serenar la mente

4) aprender a comer bien, a dormir bien, a tener paz interior y a sonreír.

5) Una ineludible porción de sentido común