El Árbol del Té es un árbol originario de Australia del que los aborígenes conocían sus propiedades beneficiosas desde tiempos ancestrales. Fue descubierto y traído a Europa por el Capitán Cook, a finales del siglo XVIII, que tomaba sus hojas en forma de aromática infusión, de ahí su nombre.

De esta planta hoy día usamos el aceite esencial, el cuál se obtiene a partir de la destilación de sus hojas, y no debe ser ingerido por vía interna, pues puede provocar efectos indeseables de cierta importancia.

Sus principales componentes son alcoholes monoterpénicos y sesquiterpénicos.

Es muy conocido por sus propiedades antimicrobianas de amplio espectro, ya que es útil frente a bacterias, hongos y virus.

Se utiliza por vía tópica, siendo sus principales aplicaciones los problemas infecciosos de la piel y mucosas, infecciones vaginales, gingivitis, faringitis, aftas, herpes simple, micosis ungueales y verrugas.

Se ha usado también como cicatrizante, balsámico, expectorante, anticaspa y contra lo piojos. Es útil en veterinaria para el tratamiento de los parásitos (pulgas, garrapatas, etc.) de las mascotas.

 

Normalmente se aplica directamente sobre la zona afectada o en forma de compresas, baños, enjuagues o gárgaras, etc.

 

Como todos los aceites esenciales ha de evitarse el contacto con los ojos. También debe evitarse el uso directo en bebes y niños demasiado pequeños, ya que podría irritar su piel.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.