Para los casos de tos, catarros, flemas y, sobre todo, molestias en la garganta, un fantástico remedio casero fácilmente disponible en todos los hogares es el Jarabe de Zanahoria.

Se prepara cortando la zanahoria en rodajas y poniéndolas en un recipiente de cristal o loza, preferentemente con base ancha. Se cubre todo con miel de abejas y se espera hasta que se vaya generando un sobrenadante líquido fácilmente separable de la miel. Este es nuestro jarabe.

Si aparece una abundante cantidad de jarabe, se puede ir retirando del recipiente primitivo para guardarlo en otro, pero también lo podemos consumir directamente desde el lugar en el que lo preparamos. La dosis es un par de cucharaditas repetidas varias veces a lo largo del día, según necesidad.

Conforme la miel se va agotando se puede reponer, pero llega un momento en el que se ve la zanahoria arrugada y sin jugo. Es el indicador de que debemos realizar una nueva preparación.

Obviamente no deben consumirlo los diabéticos ni tampoco los niños menores de 1 año, a los que se recomienda por diversas razones no ingerir miel.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.