Las pausas para contrarrestar el estrés

Pausas recuperativas
Estrés ultradiano
El ajetreo de la vida diaria puede hacer que enfermemos si no sabemos tratarlo

El Síndrome de Estrés Ultradiano es un nuevo concepto que puede ser muy útil para entender el efecto que produce en el organismo la acumulación de tensiones a lo largo del día, sin que sucedan acontecimientos especialmente relevantes ni llamativos, sino, simplemente, las secuelas que aparecen como consecuencia de la suma de los pequeños eventos vitales de cada jornada.

Para entender lo anterior, en primer lugar, necesitamos saber que es un ritmo ultradiano. Llamamos ritmos ultradianos a aquellos ciclos que suceden en el organismo y que se repiten varias veces en un periodo de veinticuatro horas, es decir completan más de un ciclo cada día.Seguir leyendo

La importancia del tacto en la salud

Necesitamos tocar y que nos toquen
Necesitamos tocar y que nos toquen
Necesitamos tocar y que nos toquen

El sentido del tacto es sumamente importante para la salud del ser humano, aunque a lo largo de la historia no siempre ha sido suficientemente comprendido y valorado, sobre todo porque se le han imputado bastantes limitaciones surgidas de los condicionamientos sociales imperantes.

Esto ha sucedido en el pasado y sigue sucediendo actualmente, debido a las creencias culturales implantadas que mantenemos sobre dicho sentido y, también, porque la significación que cada persona atribuye a la interacción táctil depende de numerosos factores aprendidos bajo una gran cantidad de creencias restrictivas al respecto. Seguir leyendo

Qi Gong para la salud, ¿qué significa?

Qi Gong para la salud
Grafía China
Qi Gong

Cuando en algún lugar he tratado de explicar los beneficios de la práctica del “Qi Gong para la Salud”, con cierta frecuencia me han preguntado acerca del significado de dicho término, ya que QI Gong (pronunciado Chi Kung) es una palabra china, la cual es desconocida para muchas personas.

A veces, debido al contexto en el que me encontraba o al poco tiempo  del que disponía, solía optar por hacer un resumen excesivamente rápido y liviano acerca del significado de este término, ya que haberlo hecho de un modo más extenso me resultaba imposible. Así que aprovecharé ahora estas líneas para aclarar su significado con un mayor detalle.Seguir leyendo

La salud y lo esencial

la salud y lo esencialPara la Escuela Hipocrática la salud era considerada como uno de los bienes supremos a los que podía aspirar el ser humano. Desde este punto de vista se entendía que la salud era algo esencial para todos aquellos que quisiesen gozar de una vida próspera y satisfactoria.

Pero hoy día hemos comprobado que en la vida, además de la salud, existen otras muchas cosas esenciales, ya que cuando se encuentran presente podemos llegar a disfrutar de forma plena y feliz.Seguir leyendo

La salud en Sofrodynamia®

Salud en sofrodynamiaLa salud, desde mi punto de vista, es “el arte de vivir”, con  todo lo que ello implica, es decir, saber solventar, integrar y trascender los aspectos oscuros de la existencia y disfrutar de los momentos luminosos de la misma.

Desarrollar dicho arte puede ser comparado a la tarea que realiza un buen jardinero, alguien que ama y mima sus plantas, para poder recoger una cosecha con los mejores frutos.Seguir leyendo

Estrategias de sanación

Estrategias de sanaciónSanar la vida es un proceso ligado al autoconocimiento y al desarrollo humano mediante el cual trascendemos nuestros sufrimientos habituales y somos capaces de vivir una vida más plena y pacífica.
A pesar de lo atractivo de la propuesta y de los beneficios que pueden alcanzarse con ella, no todas las personas están dispuestas a recorrer dicho camino, ya que conlleva necesariamente ciertas cualidades como el valor, la responsabilidad y el sacrificio, capacidades, estas, no demasiado populares en un mundo como el que vivimos.
Y una de las muchas razones por las qué se renuncia a involucrarnos en la propia sanación es porque resulta más fácil echarle la culpa a nuestros padres, hermanos, a una infancia difícil etc, que asumir la tarea de transformar, aquí y ahora, tu propia vida a partir de la toma de consciencia de nuestro propio poder y de nuestra propia capacidad.
Por tanto, comenzamos a sanar cuando renunciamos, voluntaria y conscientemente, a seguir jugando el papel de víctimas, y nos decidimos a asumir el protagonismo de nuestra propia vida a partir del desarrollo del potencial de transformación interior del que todos disponemos.
Para ello necesitamos realizar la elección de no seguir la senda del trauma ni la de la indefensión. Por el contrario, hemos de elegir transitar la “vía del aquí y del ahora”, camino totalmente incompatible con la enfermiza y recurrente conexión con el pasado, que muchos se empeñan en mantener.
Durante el proceso de sanación concurrirán muchos y diferentes factores, entre los cuales cebe destacar el modo en el que realizaremos nuestro aprendizaje.
De manera esquemática, podríamos decir que es posible hacerlo de tres modos diferentes.
El primero de ellos se encuentra enmarcado en el contexto de la relación que se establece entre un maestro y un discípulo. Este es un aprendizaje basado en la confianza mutua y, sobre todo, en la que el discípulo deposita en un maestro cualificado o en un ser de envergadura. Dicho aprendizaje se parece a una prescripción medica, ya que el maestro indicará y guiará al alumno en aquellos momentos de duda, confusión, etc. que pudieran presentarse.
Podría decirse que en cierto modo, esta propuesta parece un tanto pasiva, ya que se basa en el esquema de que el maestro prescribe y el alumno acata.
Sin embargo, todo ello ha de complementarse con la vía experiencial, ya que de lo contrario podríamos caer en una actitud demasiado inerte o impersonal.
Una vez hemos escuchado las indicaciones de una persona cualificada, necesitamos pasar a la práctica, a la experiencia. Hemos de “hacer carne y vida” aquello que hemos escuchado.
Cuando tenemos experiencia personal de algo, no necesitamos las palabras ni ningún otro argumento externo. Lo que es, es, porque lo hemos vivido, y eso, además de necesario, es suficiente.
Pero en nuestro camino no estamos solos. Hay otros que nos acompañan, a veces cercanos, en otras ocasiones en la distancia. Algunos van por delante nuestra, otros, en cambio, nos siguen detrás. De tal manera que llega el momento en el que nos planteamos compartir nuestros conocimientos, nuestras experiencia y, en cierto modo, nuestra vida, con aquellos compañeros de viaje en el largo proceso de la sanación.
Aprendemos de los compañeros avanzados, y compartimos nuestra experiencia con todo aquel dispuesto a escucharla.
Así que, podríamos finalizar diciendo que, para aprender a sanar, es necesario escuchar , experimentar y compartir, ya que ellas son las estrategias más apropiadas para avanzar y sanar nuestra vida.

Ejercicio físico, calidad de vida y longevidad

ejercicio, calidad de vidaLa importante relación entre ejercicio físico, calidad de vida y longevidad es conocida desde la antigüedad. Se ha demostrado inequívocamente que quienes hacen ejercicio desde edades tempranas y lo mantienen a lo largo del tiempo, tienen tasas de mortalidad más bajas en comparación con aquellas otras personas de vida sedentaria.

A nivel de investigación se ha constatado, también, que quienes mejoraban su forma física reducían el riesgo de muerte  en un 44% en comparación con quienes no lo habían mejorado.

Otro estudio ha tratado de relacionar el ejercicio físico con la supervivencia. En dicho estudio se demostró que los varones que comenzaron a hacer alguna actividad física de intensidad moderada durante los 15 años que duró la investigación, tenían un riesgo de muerte 23% más bajo que los que no hicieron deporte.

Hay quien siente que ya es demasiado tarde para comenzar su práctica deportiva. A estas personas habría que decirles que existen suficientes pruebas que avalan lo contrario, que nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio. Las personas que realizaron ejercicio ganaron de 3-5.7 años de vida, dependiendo de la frecuencia con la que lo hacían, viviendo estos años extras con menos discapacidades que el resto de la población.

Hay que resaltar que el ejercicio físico no sólo ayuda a vivir más, sino también a vivir mejor, mejorando nuestra salud física, mental y emocional, incluso nuestra productividad y nuestras relaciones íntimas.

Las personas mayores que llevan una vida activa pueden mantener sus niveles cardiovasculares, musculares y de metabolismo similares a personas sedentarias más jóvenes. Las personas activas más mayores tenían el doble de posibilidades de acabar sus vidas sin discapacidades en comparación con las sedentarias.

Ciertos estudios demuestran que el ejercicio físico puede contrarrestar los efectos del envejecimiento a nivel del estado cardiovascular. Se constató que en personas que habían estado sometidas a un programa de ejercicio intenso durante 6 meses, volvían a su estado cardiovascular cuando dicho programa se repetía 30 años después.

También parece ser beneficioso tras sufrir ciertas patologías, como por ejemplo los pacientes cardiacos. Aquellos que eran sometidos a programas de ejercicios, vivían más tiempo que los que sólo habían hecho tratamiento médico.

La recomendación es realizar ejercicio moderado 5-6 veces por semana durante 30 minutos. Este nivel de ejercicio en el que se queman 1000 calorías, reduce el riesgo de muerte entre 20-30%. Parece que un nivel de esfuerzo mayor da lugar a mejores resultados, pero todavía no está claro el límite a partir del cual dejamos de beneficiarnos por hacer más ejercicio.

No obstante, he de recordar que la buena salud no se basa únicamente en la práctica del ejercicio físico, sino que hemos de tener en cuenta también los otros dos pilares básicos para una vida saludable: cuidar nuestra alimentación y el aspecto psíquico, cultivando las emociones positivas y el equilibrio mental.

Beber agua es importante

beber aguaLa mayoría de las personas saben que beber agua es necesario para una buena salud, pero pocos son conscientes de la importancia que tiene beber agua como coadyuvante del tratamiento de ciertos procesos patológicos.

Recordemos que todas la reacciones bioquímicas del organismo se realizan en medio acuoso y que los residuos metabólicos que se excretan al exterior han de ir vehiculados también por agua.

A modo de curiosidad, mencionaré algunos de los procesos patológicos en los que el agua contribuye a su mejoría:

  • Fiebre: El agua ayuda a controlar la temperatura
  • Diabetes: Ayuda a la eliminación del azúcar no oxidado
  • Dietas: Produce sensación de saciedad. Ayuda a las dietas hipocalóricas.
  • Problemas digestivos: Alivia las molestias en gastritis crónicas, espasmos y cólicos digestivos
  • Litiasis renal: Imprescindible para la eliminación de residuos.
  • Hiperuricemia: Ayuda a la eliminación del ácido úrico
  • Pacientes oncológicos: Previene el daño renal causados por citostáticos y por productos tóxicos de la necrosis tumoral
  • Deporte: Vehículo de los electrolitos, previene los calambres y la fatiga durante la práctica deportiva.

Y no olvidemos que ahora, cuando comienza el verano y aumentan las temperaturas, la correcta hidratación es imprescindible para mantenernos sanos y saludables.

Tratamientos depurativos

dieta depurativaLas llamadas “curas de desintoxicación o limpieza”  han sido recursos ampliamente utilizados desde hace tiempo por la Medicina Naturista para ayudar al organismo a eliminar el exceso de toxinas acumuladas y producir una limpieza de los emuntorios facilitando así la función de los distintos órganos y aparatos. Clásicamente, las épocas más recomendadas para llevar a cabo estas curas son la primavera (“cura de primavera”) y el otoño (cura de otoño), aunque es posible realizarla en cualquier otro momento del año, siempre que sea conveniente. Se pueden realizar diversos tipos de curas, desde los ayunos completos o semicompletos, monodietas, hasta cualquier otra forma de depuración menos estricta. Cada opción ha de adaptarse a la persona y a sus circunstancias físicas y psicoemocionales. Son muchos los métodos que se pueden seguir y, según las distintas modas, unos llegan a ser más famosos que otros. Como siempre, el sentido común ha de imperar a la hora de hacer cualquier tipo de tratamiento depurativo o drenante. Lo primero es entender que aquellas personas en situaciones especiales como las personas que sufren de trastornos alimentarios, las mujeres en periodos de lactación o durante el embarazo, no deben realizarla. También habremos de tener precaución en el caso de enfermos crónicos, ya que ha de ser un médico quien controle  dicho tratamiento. Por otro lado, antes de introducir ningún tipo de tratamiento depurativo, primero hemos de eliminar el exceso de productos tóxicos como alcohol, café, bollería industrial, tabaco, leche y derivados, etc. Una buena hidratación es siempre imprescindible. Para ello beberemos agua de buena calidad o infusiones, aproximadamente unos 2-3 litros al día. En el caso de que no sea el ayuno la forma elegida, las comidas han de ser abundantes en frutas frescas y verduras, preferentemente de cultivo ecológico. No olvidemos que el ejercicio físico moderado, así como el descanso suficiente han de estar convenientemente equilibrados durante estos días de depuración. Por último, indicar que hemos de procurar una buena higiene intestinal, añadiendo algún tipo de infusión laxante suave o cualquier otro producto que nos ayude a mantener un ritmo intestinal adecuado.  (ANF)