Plantas para la salud: Pueraria mirífica

La Pueraria mirífica conocida también como Kudzu de Thailandia, es una planta originaria de Asia con un abundante uso en la medicina popular de Thailandia y que está comenzando a ser conocida y utilizada en fitoterapia occidental. Se comercializa como un rejuvenecedor de la mujer y su acción fundamental reside en la riqueza de fitoestrogenos que posee.

Los fitoestrógenos son substancias vegetales no esteroideas, que en el organismo hacen las veces de los estrógenos. Se encuentran en los vegetales en muy pequeñas cantidades y contribuyen a la mejoría de los síntomas de las mujeres en época climatérica y menopausica. Ayudan, también, a la regulación del colesterol y al mantenimiento de la densidad ósea en la menopausia.

La Pueraria mirifica es rica en miroestrol, fitoestrógeno de estructura similar al estriol humano, y 3.000 veces más potente que las isoflavonas de la soja. También posee isoflavonoides y cumestanos.

El extracto de la planta mejora la vitalidad y la capacidad física y mental, la mastodinia (dolor mamario durante la menstruación). Se ha utilizado para tratar la osteoporosis y para mejorar la tonicidad de los pechos.

Hoy día se está aumentando la demanda de esta planta a través de internet por parte de mujeres occidentales que desean aumentar el tamaño del pecho con productos naturales. Todavía no disponemos de suficientes estudios científicos acerca de la dosis apropiada y los efectos secundarios de dicha planta, por lo que es aconsejable un cierta prudencia, sobre todo a la hora de adquirir productos on line sin la suficiente garantía y control farmacéutico.

En mujeres con la menstruación se debe descansar una o dos semanas al mes, pero en mujeres menopáusicas es posible tomarla de manera continuada, si bien se recomienda el control de la tensión arterial y del flujo vaginal.

No se recomienda a mujeres embarazadas, lactantes o menores de 18 años. Tampoco debe mezclarse con anticonceptivos ni con la terapia hormonal sustitutiva.

Plantas para la salud: Champiñón del sol

El Agaricus blazei- Murril es un apreciado hongo que se conoce vulgarmente como “Champiñón del sol”. Originario de la selva tropical brasileña, se cultiva también en muchos países asiáticos.

El Champiñón del sol es rico en polisacáridos, entre los que destaca el beta-D-glucano, con una especial importancia para la regulación del sistema inmune.

Contiene, también, diferentes compuestos enzimáticos (SOD, catalasas, etc) que le proporcionan una importante acción antioxidante. Además poseen vitaminas del grupo B y ergosterol, muy útiles en el metabolismo de las grasas, así como compuestos antiangiogénicos (piroglutamato de sodio A-1 y A-2) con interesante acción en oncología.

Este hongo se usa en el campo de la salud desde hace relativamente poco tiempo, no más de 40 años, y es bastante apreciado por su efecto anticancerígeno y de fortalecimiento del sistema inmunológico.

Posee otras importantes acciones sobre la piel, en el tratamiento de las alergias, para las dislipemias y para el mejoramiento de las funciones del intestino.

Ultimamente, debido a que la demanda del mismo se ha incrementado mucho, su precio se ha elevado considerablemente.

Plantas para la salud: Arándano rojo americano (Vaccinum macrocarpon)

Aunque lleva siglos de uso tradicional en medicina popular para el tratamiento de las infecciones urinarias, no ha sido hasta hace años que ha irrumpido con fuerza en el mercado fitoterápico convencional. Se utiliza también en repostería y en la preparación de salsas para acompañar carnes.

Del Arándano rojo se utilizan sus bayas y suele presentarse para su uso en forma de zumo y de extractos, tanto en cápsulas como en comprimidos

En diferentes estudios realizados utilizando los criterios de inclusión de la Cochrane se concluyó que el arándano rojo disminuye significativamente la incidencia de infecciones urinarias.

Posee protoantocianidinas con enlaces tipo A, las cuales parecen ser las responsables del mecanismo de acción de esta planta, inhibiendo la adherencia bacteriana a la pared de la vejiga. Es rica también en vitamina C y  ácido salicílico, lo cual le proporciona un efecto antiagregante plaquetario y antitrombótico.

Por su alto contenido en ácido oxálico es conveniente evitar su uso en aquellas personas con tendencia a formar cálculos renales de oxalato cálcico.

Se usa principalmente para el tratamiento y prevención de las infecciones urinarias de vías bajas, y también en otros procesos como la vejiga neurógena y en personas con incontinencia urinaria para evitar el mal olor de la orina. Otros usos medicinales de esta planta son para la diabetes tipo 2 y para aquellos casos con necesidad de suplementar vitamina C.

Es de uso seguro durante el embarazo, pero tomar más de un litro de zumo al día de forma continuada puede provocar malestar digestivo o diarrea. También es aconsejable tomar precauciones y controles en pacientes que estén consumiendo simultáneamente Warfarina.

Plantas para la salud: Gynkgo biloba

El Gynkgo biloba es un árbol originario de China que puede llegar a vivir hasta un milenio. Puede llegar incluso a los 35 metros de altura y ha resistido con firmeza el paso de los años, siendo una de las especies vivientes más antiguas que existen en el mundo, ya que se encontraba presente hace 250.000 millones de años en la era Mesozoica, por lo que se dice de él que es un “fósil viviente”.

Se viene utilizando terapéuticamente desde hace siglos, especialmente en la medicina China, aunque hoy día se ha incorporado a la moderna farmacopea ya que numerosos estudios avalan su gran eficacia en el campo de la circulación en general.

Sus hojas son ricas en gynkgoflavoglicósidos y lactonas terpénicas que le confiere una gran eficacia para aumentar la circulación periférica y central, mejorando la irrigación de todos los tejidos y sobre todo del cerebro, por lo que ha sido frecuentemente recomendado en personas de la tercera edad, debido a que incrementa la oxigenación cerebral mediante la producción de ATP. No obstante, existen discrepancias al respecto acerca de su utilidad o no en el campo de la geriatría.

El extracto de Gynkgo actúa normalizando el tono venoso con una acción venoconstrictora, y ayuda a mejorar la microcirculación, tanto arterial como venosa, reforzando la vasorregulación del sistema simpático. Favorece la liberación de los factores relajantes del endotelio y de prostaciclina

Posee, también un efecto antiagregante plaquetario, lo cual disminuye el riesgo de padecer trombosis.

Estudios recientes han  demostrado beneficios en el tratamiento de la fibrosis pulmonar.

No debe usarse en mujeres embarazadas y habrá que tener precaución en su uso en pacientes que estén tomando anticoagulante so antiagregantes plaquetarios.

 

Plantas para la salud: Maitake

El Maitake (Grifola frondosa) es un hongo originario del este de Asia y América del Norte, aunque es posible encontrarlo también en Europa.

Su nombre significa “seta bailadora”, ya que, según parece, era una seta tan apreciada que quien la encontraba bailaba de alegría.

Hoy día se cultiva en muchos países ya que su fama aumentó desde que comenzó a utilizarse terapéuticamente a partir de la década de los 80 del siglo pasado. Es también un hongo comestible muy usado en diversos países y especialmente apreciado en la cocina japonesa.

Su principal propiedad es la de ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, habiéndose llegado a utilizar con cierto éxito en numerosos casos de cáncer, sobre todo de mama, pulmón, hígado y páncreas. Últimamente se han realizado trabajos muy prometedores sobre su eficacia en el tratamiento del cáncer de próstata.

Su acción inmunológica se debe al compuesto Beta-D-glucano que eleva el nivel de interferón y mejora la acción de los macrófagos, los linfocitos T y las células NK

También mejora la eficacia de la quimioterapia y de la radioterapia, y disminuye algunos de sus efectos secundarios, como las nauseas y los vómitos.

Es útil, además, en otras enfermedades como la osteoporosis, hipertensión, la diabetes y la obesidad, ya que disminuye el almacenamiento de las grasas en los tejidos.

También se ha usado para reforzar las defensas en casos de HIV y para tratar ciertas infecciones debido a la presencia de ácido málico, quinonas y compuestos terpénicos que actúan como antibacterianos.

Esta seta no está indicada en mujeres embarazadas, lactantes, personas que estén tomando anticoagulantes ni las que padezcan lupus eritematoso.

El orégano salvaje

Conocido más por su uso tradicional en cocina que en su empleo fitoterápico, el orégano (Origanum vulgare), ha demostrado una gran utilidad para luchar contra los hongos, en especial la temida Cándida albicans.

Es muy rico en aceites esenciales y compuestos fenólicos como el carvacol y el timol, que presentan propiedades antimicrobianas, antiespasmódicas, antiparasitaria y antioxidantes. El aceite esencial del orégano silvestre es el más potente antimicrobiano natural de amplio espectro conocido hasta la fecha.

Las variedades silvestres son muy superiores a las cultivadas y es importante tener ciertas precauciones en el uso del aceite esencial, ya que no debe tocar los ojos por ser altamente irritante y para su ingestión deberá ir emulsionado en otro aceite portador, con objeto de evitar las molestias irritativas a nivel gástrico que puedan producirse.