Infusión de las tres semillas

Frecuentemente nos quejamos de tener gases, sobre todo después de tomar ciertos tipos de alimentos o bien porque comemos con prisas y no masticamos bien. La Infusión de las Tres Semillas” es una fórmula tradicional que nos ayudará a solventar de manera natural este tipo de problemas.

Para ello se utiliza el anís verde, hinojo y anís estrellado (lo que se coge entre pulgar, índice y dedo medio de anís verde e hinojo y 2-3 estrellas de anís estrellado), los cuales se depositan en agua suficiente como que para nos quede el equivalente a una taza.

Se cuece la mezcla durante 5 minutos, se filtra y por su agradable sabor no necesitará endulzarse. Caso de querer hacerlo, mejor con estevia o con miel.

Esta es una agradable mezcla muy útil para los gases y flatulencias debido a su alto poder carminativo.

También podemos enriquecer la mezcla de las Tres Semillas si, una vez cocida, se vuelca el líquido sobre un recipiente en el que contenga melisa y manzanilla

Plantas para la salud: Sabal (Sabal serrulata)

El Sabal serrulata o Serenoa repens, es una planta originaria de Norteamérica utilizada con cierta frecuencia por su conocida acción sobre el aparato genital masculino. Se utiliza el concentrado de las bayas, en los que se han encontrado diferentes principios activos como fitosteroles y flavonoides.

Se usa frecuentemente para el tratamiento de la Hipertrofia Benigna de Próstata (HPB) por su acción antiandrogénica debido a la inhibición de la enzima alfa-5-reductasa responsable de la conversión de la testosterona en 5-DHT. Posee un efecto similar a los medicamentos convencionales con la particularidad de la práctica ausencia de efectos secundarios. Se ha precscrito también en otras patologías como el hirsutismo, acné androgénico o en los ovarios poliquísticos.

Recientemente se han realizado estudios que demuestran una mejora del 40% de los casos en el Síndrome de disfunción eréctil.

Plantas para la salud: Granada (Púnica granatum)

Conocida desde la antigüedad, la granada (Púnica granatum L.), es una jugosa fruta de un árbol procedente de Persia. Extendida por el mediterráneo gracias a los fenicios, posteriormente, romanos y árabes la introdujeron en todo el mundo conocido.

Es una de las frutas con mayor potencial antioxidante.  Posee vitaminas, polifenoles y taninos de los que forma parte las punicalaginas, en las que reside el mayor poder antioxidante de dicha fruta.

Recientes estudios han sugerido que el consumo de granada puede proteger contra el daño cardiovascular, ya que preserva los niveles de óxido nítrico  colaborando así con un mejor flujo sanguíneo del corazón y la mejora de la oxigenación del mismo.

La granada posee unas substancias especialmente importantes para proteger del daño celular. También se alaba su buena acción contra el envejecimiento y contra los radicales libres.

La mayoría de los productos a base de granada que encontramos en el comercio utilizan el ácido elágico como parte de su composición, pero hay que destacar que en su forma libre es muy poco biodisponible, por lo que es preferible tomar directamente la fruta como tal o bien en forma de zumo natural, que ha demostrado, además, una excelente acción protectora contra la arteriosclerosis.

Posee la granada, también, una potente acción antiviral y antifúngica debida al ácido gálico, que también presenta propiedades antioxidantes.

Plantas para la salud: Cardo mariano (Sylibum marianum)

El cardo mariano (Sylibum marianum) es una planta herbácea anual originaria de Europa. Su componente más destacado, la silimarina, es un conocido y potente protector hepático con acciones muy positivas sobre la cirrosis, la hepatitis y el hígado graso. Además, es también un poderoso protector del estrés celular oxidativo.

Recientemente se han realizado estudios que demuestran que,además, podría ser útil para reducir la progresión de la neurodegeneración de la isquemia cerebral focal.

 

Los salvestroles

Investigaciones llevadas a cabo a partir de los años 90 han descubierto unas interesantísimas substancias, los salvestroles, formando parte de la composición de ciertas plantas. Los salvestroles, de los que se han identificado ya más de 150 diferentes, son fitoalexinas, compuestos que producen las propias plantas para protegerse de agresores tales como virus, bacterias, etc.

Aunque las investigaciones continúan hoy día, sabemos ya que dichos compuestos poseen una determinada peculiaridad que las hacen especialmente interesantes para el tratamiento del cáncer. Y es que, los salvestroles, son capaces de atravesar las células sanas sin modificarse, pero que dentro de una célula tumoral, y debido a la acción enzimática del CYP1B1 (una enzima presente en los tumores), se transforma en un producto tóxico para las células cancerígenas provocando su destrucción.

Se espera que en los próximos años se dispongan de suficientes estudios controlados que demuestren la bondad y la eficacia de estos nuevos compuestos.

Plantas para la salud: Saúco (Sambucus nigrans)

El saúco es un arbusto o árbol de hoja perenne que puede llegar hasta los 10 metros de altura. Crece en climas templados y se encuentra ampliamente distribuida por todo el planeta, pero con una mayor proliferación en el hemisferio Norte. Crece silvestre, pero también podemos encontrarla cultivada en jardines y huertos. 

Ha venido siendo utilizada con fines medicinales desde tiempos antiguos, según parece desde la edad de los metales o incluso antes. El saúco ha tenido una gran relevancia en otros tiempos por su carácter mágico, ya que se creía que las varas de madera de saúco poseían  la capacidad de actuar sobre el “mundo invisible”. 

Sus principales componentes son aceites esenciales, taninos, flavonoides, ácidos orgánicos, vitamina C, y una serie de glucósidos como la rutina y la sambunigrina.

Con finalidad medicinal suelen utilizarse las flores, sobre todo en forma de infusiones. Sus propiedades má s destacadas son las de ser un buen anticatarral y sudorífico. Es un remedio especialmente eficaz para las afecciones del aparato respiratorio, sobre todo catarros y gripes, reduciendo la tos y mejorando la fiebre. Su acción es especialmente beneficiosa sobre todos los problemas de gargantas.

Posee también una interesante acción antiinflamatoria que le hace ser bastante útil en el tratamiento de las artritis y la gota. Se ha utilizado también para tratar eczemas cutáneos y conjuntivitis.

Como además posee acción depurativa, diurética débil y suave laxante, suele usarse también formando parte de tisanas adelgazantes.

A nivel culinario sus frutos maduros sirven para preparar mermeladas, jarabes y vinos. Dichos frutos no deben comerse verdes ni crudos, pues generan ácido cianhídrico que es tóxico, pero sí es posible consumirlos una vez cocidos.

Aunque carece de efectos secundarios conocidos, por precaución  se recomienda no usarla en mujeres embarazadas y niños pequeños.

Plantas para la salud: infusiones para otoño-invierno

En esta época del año, cuando los cuadros gripales y catarrales de diversa intensidad suelen hacer su aparición, pocas cosas hay más reconfortantes que una buena infusión calentita.

No obstante hay quienes los pasan “a pelo”, porque no les gusta tomar nada, ya sea sintético o natural. En el extremo opuesto se encuentran los adictos a los medicamentos, aquellos que ante la primera tos, no esperan a la segunda para tomarse ya su deseado antibiótico de rigor.

En medio de estos extremos se encuentran los que quieren cuidar su salud, pero tratan de hacerlo de la forma más natural y menos agresiva posible.

Para estos últimos, el maravilloso mundo de las infusiones les ofrece todo un repertorio de posibilidades saludables, efectivas y agradables de tomar.

Infusionar una planta significa verter el agua hirviendo sobre el recipiente con la planta y dejar reposar durante unos minutos, tapando bien dicho recipiente para evitar la evaporación de ciertas substancias.

La dosificación suele ser una cucharada sopera de la planta, o mezcla de plantas, por cada taza de agua. Se tomarán varias tazas al día, y pueden endulzarse con miel o estevia.

Para potenciar su efecto medicinal en casos de cuadros catarrales, va muy bien añadir 20 gotas de Extracto de Propóleo, o de Echinacea, o de Grindelia Robusta.

Además del efecto terapéutico de las plantas medicinales, el hecho de tomar varias infusiones al día aporta al organismo una dosis extra de agua, un elemento importantísimo que muchas veces olvidamos tomar.

Mencionaré algunas de las infusiones más utilizadas para los casos arriba mencionados, es decir, remedios naturales para catarros y gripes:

–     Orégano, tila, tomillo, eucalipto, sauco, etc. Bien individual o mezclados

También podemos tomar otras combinaciones. Como ejemplo:

–     Llantén, malva, tomillo y sauco

–     Pino, tomillo, malva regaliz

Recordar que no es necesario sentirse enfermo para tomar tranquilamente una agradable y aromática infusión.

Plantas para la salud: Enebro (Juníperus comunis)

Es un arbusto de hojas perennes muy ampliamente extendido por Europa, Asia septentrional y América del Norte Los indios americanos usaron sus bayas como tratamiento de la diabetes y también como contraceptivo.

Posee unos conos astringentes que una vez secos son utilizados para la elaboración de salsas y condimentos. El enebro es utilizado para la preparación de  numerosos platos, sobre todo en el norte de Europa.

Destacan en su composición los aceites esenciales (pineno y borneol), alcoholes terpénicos, hidrocarburos, alcanfor, glucosidos, juniperina y otros principios amargos.

Sus bayas, además del uso culinario tradicional, son usadas también como aromatizantes de la ginebra, bebida alcohólica de origen holandés, así como de otras bebidas espirituosas, como es el caso del Pacharán del norte de España.

Posee propiedades diuréticas y antisépticas por lo que son bastante utilizadas en el tratamiento de las cistitis.Aaumenta la eliminación de substancias tóxicas y ácido úrico por la orina, lo que hace que se utilice también contra la gota y el reumatismo. Favorece las reglas en las mujeres y tiene una cierta acción hipoglucemiante.

Debidamente preparadas, las bayas de enebro pueden usarse también en aplicación local para tratar las heridas y para fabricar un aceite que se aplica sobre las articulaciones doloridas o en el tratamiento tópico de las otitis.

A nivel respiratorio es una planta con acción balsámica y expectorante; y a nivel digestivo favorece la secreción de jugos gástricos.

No debe utilizarse durante el embarazo, ni tampoco aquellas personas que padezcan nefritis.

Plantas para la salud: Bardana (Arctium lappa)

La bardana es una planta herbácea originaria de Europa, Asia y América que crece de forma silvestre en ribazos, terraplenes y bordes de los caminos. Ya la usaban los griegos como planta medicinal, siendo también utilizada en la Medicina Tradicional China. Su parte más activa es la raíz.

Fue una planta muy reconocida para tratamientos del aparato urinario y como depurativa, pero por diversas razones, a pesar de su eficacia, últimamente su uso ha decrecido.

En su composición encontramos aceites esenciales, mucílagos, carbohidratos, inulina, fitosterol, sales minerales, taninos y vitaminas del grupo B.

Tiene acción colerética, diurética y laxante, ligeramente hipoglucemiante, sudorífica, depurativa y antiséptica.

Sobre todo se recomienda como planta depurativa con una especial indicación para los problemas cutáneos. También estimula el apetito y se ha llegado a utilizar para tratar los cálculos renales, eczemas, acné, herpes simple, gota y diabetes. También en los dolores de cabeza del Síndrome Premenstrual.

La forma habitual de uso son las tisanas. También es posible encontrarla en extracto fluido, extracto seco y formando parte, junto a otras plantas, de diversos compuestos depurativos.

En uso externo, en forma de cataplasmas, es recomendable para el tratamiento de las heridas, hemorroides y para hacer crecer el cabello.

Está contraindicada en embarazadas y lactantes.