Usos medicinales del Pino | Centro Medicina Integral
    • 07 ABR 17
    • 0
    Usos medicinales del Pino

    Usos medicinales del Pino

    Un árbol que nos brinda diversos usos terapéuticos

    El pino es un árbol bastante conocido en nuestro medio que encontramos ampliamente distribuido por nuestra geografía donde encontramos magníficos ejemplares que pueden medir 12 o 15 metros, incluso a veces más. Existen diversas especies que se utilizan con fines medicinales, tales como el P. Halepensis, P. Marítima, P. Silvestris, etc. Diversas partes del mismo, tales como las hojas, las yemas, las ramas o la corteza, poseen propiedades medicinales.

    El pino es rico en oleoresinas, hidrocarburos monoterpénicos, lignanos y aceite esencial. De la corteza se obtiene la conocida trementina, que además de los usos medicinales también se utiliza para la fabricación del aguarrás. Otro interesantísimo producto que se obtiene de la corteza es el Pignogenol, el cual posee unas fantástica propiedades antioxidantes y ha sido objeto de numerosos estudios que han puesto de manifiesto la capacidad de dicha substancia para proteger el daño oxidativo del ADN frente al estrés oxidativo producido por los radicales libres. 

    Los diversos productos fitoterápicos obtenidos del pino pueden usarse por vía interna como expectorante, mucolítico y antiséptico respiratorio y también urinario. Por vía externa puede utilizarse como coadyuvante en las afecciones musculoesqueléticas.

    Son indicaciones aprobadas por la Comisión E la utilización de las yemas de pino en afecciones catarrales de las vías respiratorias altas; en uso tópico dolores musculares, neuralgias y fiebre. El aceite esencial para tratar problemas respiratorios, y tópicamente para las neuralgias y el reuma.

    Pero hay que tener presente que, al igual que muchos remedios herbales,  pueden tener sus efectos secundarios y presentan también ciertas contraindicaciones que deben ser tenidas en cuenta.

    El aceite esencial de hojas de pino y el aceite de trementina pueden producir reacciones de hipersensibilidad. No deben usarse en embarazo, lactancia, niños menores de seis años, asma alérgico, pacientes con gastritis, úlceras gastroduodenales y enfermedades neurológicas (sobre todo el aceite esencial por vía oral). Los aceites esenciales pueden producir una intensa rubefacción local e incrementar la intensidad de los broncoespasmos. El aceite esencial es fototóxico, por lo que habremos de tener cuidado con la exposición solar en caso de uso.

    Por su abundancia en taninos, la infusión de hojas y la decocción de corteza pueden causar trastornos digestivos por lo que se aconseja su administración junto a las principales comidas. Debido a la ausencia de datos al respecto, aconseja no emplear el picnogenol durante el embarazo, la lactancia y primera infancia.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...