¿Puede el estrés mejorar la función inmune? | Centro Medicina Integral
    • 23 AGO 16
    • 1
    ¿Puede el estrés mejorar la función inmune?

    ¿Puede el estrés mejorar la función inmune?

    El eustrés corresponde al aspecto beneficioso del estrés

    El eustrés corresponde al aspecto beneficioso del estrés

    Tal vez resulte extraño que plantee esta pregunta ya que en otros artículos anteriores he hablado acerca de las repercusiones negativas del estrés en prácticamente todo el organismo. Sin embargo, no deja de ser interesante profundizar en la cuestión planteada.

    Lo primero de todo es diferenciar entre eustrés y disestrés. El primero es un tipo de estrés adaptativo, fisiológico y beneficioso que nos dispone a proporcionar las respuestas adecuadas a los cambios o retos del medio. Es un estrés de tipo agudo.

    El eustrés es el que se produce como medio de preparación ante una situación a la que hemos de responder, nos genera un estado de alerta proporcional a dicha situación y el organismo vuelve a su línea de reposo cuando cesa el estímulo.

    El segundo, el disestres, se rata de un estrés patológico que produce alteraciones  en nuestra fisiología y perjudica la salud. Es desproporcionado en intensidad y en duración y, muchas veces, se mantiene a lo largo del tiempo cuando el estímulo que lo produjo ya desapareció. Es, pues, un tipo de estrés dañino.

    Se ha demostrado que el eustrés podría provocar efectos beneficiosos en el organismo, entre otros una mejora de la curva de aprendizaje o, incluso, promover acciones de redistribución en el sistema inmune con efectos adaptativos de tipo positivo.

    Por tanto, según respondamos con un tipo de estrés o con otro, podremos tener efectos antagónicos sobre el organismo. Esta es una cuestión que ha sido estudiada hace tiempo, así Dhabhar y McEwen en 1997, demostraron que el estrés puede producir efectos opuestos sobre la función inmune, el estrés agudo (de corta duración) incrementa la función inmunológica, mientras que el estrés crónico (de larga duración o repetido) es inmunosupresivo,

    Diversos experimentos han demostrado que el estrés agudo en ratas aumenta la función de los macrófagos, y en los seres humanos, el estrés agudo producido por ejercicio físico, mejora la capacidad de los neutrófilos para luchar contra los hongos.

    El eustrés mejora la respuesta inmunitaria

    El eustrés mejora la respuesta inmunitaria

    También sabemos que bajo una situación de estrés agudo, los corticoides pueden potenciar la acción de IL-1 y IL-6 (citosinas proinflamatorias) y se aumenta la proliferación de linfocitos inducidas por  mitógenos.

    El estrés agudo también potencia la fagocitosis de los macrófagos y la actividad de las “Natural Killer”.  Se ha comprobado en laboratorio que la administración in vitro de hormonas de estrés a células inmunes podrían incrementar la respuesta inmunológica de dichas células.

    Son pues diversos los mecanismos implicados en el estrés agudo que permiten afirmar que, dicho tipo de estrés, produce una mejora de la función inmune. Estos mecanismos son los siguientes:

    1.- Aumento de la movilización de los leucocitos desde los reservorios hasta las zonas en las que se necesitan.

    2.- Incremento de la inmunidad celular

    3.- Incremento de la inmunidad humoral

    3.- Aumento de la función de las células T

    4.- Elevación en la producción de citocinas

    5.- Aumento en la actividad de las células NK

    6.- Aumento en la fagocitosis

    Pero no olvidemos que, en general, cuando hablamos coloquialmente y comentamos cómo nos afecta el estrés, en realidad estamos refiriéndonos al disestrés y no al eustrés. Hay, pues, un aspecto de la respuesta estrenara que resulta beneficioso mientras que otro nos produce graves daños, incluso la muerte.

    Aprender a promover el primero y evitar el segundo es una magnífica enseñanza para incrementar nuestra salud.

    Los mecanismos de los que naturalmente disponemos para responder a los cambios y retos que recibimos, pueden ser adecuados y beneficiosos siempre que sepamos controlarlos y gestionarlos de la forma más apropiada y precisa. Así que, muchas veces, más que luchar contra el estrés debiéramos aprender a cómo hacer un buen uso de él.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...