Picoteo en invierno | Centro Medicina Integral
    • 23 ENE 13
    • 0
    Picoteo en invierno

    Picoteo en invierno

    picoteoPor Dª Gracia María Casado, Nutricionista y colaboradoroa del CMI Dr. Nougués

    Con la llegada del frío, conforme va avanzando el invierno,  nuevamente llegan esas interminables tardes en el sofá y viendo la televisión, más aún si nos enfrentamos al fin de semana y el tiempo es inestable.  Nos surge entonces el aburrimiento y esa ansiedad/ganas de picar cualquier cosa. Nuestra mente inmediatamente imagina unas deliciosas palomitas, quizás un gofre con chocolate…, en fin un amplio abanico de alternativas “no demasiado saludables”, pero ante las cuales nuestra mente no puede resistirse. El problema se plantea al no pensar en la calidad de lo que hemos elegido y en la cantidad que tomaremos, pues no solemos parar hasta que el envase esté vacío. Y es en este momento cuando vuelve a nuestra mente el remordimiento por lo que acabamos de hacer.

    Es importante pensar en aperitivo con la connotación, de algo extra caracterizado por el aporte excesivo de grasas y calorías vacías (azúcares), ya que  otro de sus significados se refiere a esa “comida entre horas”, ese pequeño tentempié de la media mañana y merienda que contribuye a las 5 comidas al día, pero que deben ser saludables, alejándose mucho de lo que ocurre realmente en  nuestros días. Por tanto, un “aperitivo” no tiene por qué ser algo malo para la salud, sino que podemos elegir alimentos adecuados y que nos quiten el “hambre” de forma realmente eficaz.

    Algunos ejemplos de posibles alimentos que ayudan a pasar esas largas horas frente al televisor, si bien cada uno/a debe considerar la situación en que se encuentra y la factibilidad o no de decantarse por una opción u otra:

    –          la fruta, en cualquier de sus formas, fresca y de temporada (como tal, en licuados, en macedonia, caramelizada, al horno, pincho/brocheta). Todos sabemos que son una fuente excelente de vitaminas, minerales, agua y fibra, y si a lo largo del día aún no hemos tomado la que debiéramos, será una oportunidad excelente que nos permita conseguirlo.

    –          cereales (barritas hipocalóricas, cereales integrales sin azucarar, tortas de maíz) solos o con un lácteo desnatado.

    –          Infusiones, café, batidos (a base de leche y fruta).

    –          frutas/os secos en forma de macedonia con lácteos desnatados o bien solos.

    Los frutos secos en su mayoría son una fuente estupenda de fósforo, fibra,  vitaminas y grasa poliinsaturada. Incluso hay algunos, como las nueces que está demostrado que ayudan a proteger nuestro corazón. Eso sí, ¡¡su valor calórico es alto, por lo que conviene comerlos en cantidades pequeñas!! Preferentemente elegir los tostados y no fritos con sal.

    En su caso las frutas secas, y como ocurre con los frutos secos, pese a sus numerosas virtudes, tienen mucho azúcar por lo que hay que moderarse igualmente en su consumo. Aquí se manifiesta lo importante de controlar la cantidad de lo que tomemos. Una vez más hay que hacer referencia a la frase: “…lo malo son los excesos”. Para los “peques” son una opción realmente buena al tiempo que saludable.

    –          las “fatales palomitas”, siempre y cuando sean elaboradas en casa a partir del grano de maíz como tal con una pizca de sal y 1 cucharada sopera de aceite, lejos de conservantes, colorantes y grasas de adición que le confieren ese sabor tan característico e irresistible, como las comercializadas a nivel industrial.

    –          encurtidos (pepinillos, cebolletas, guindilla), los cuales no aportan calorías, grasas saturadas, colesterol o azúcares, pero sí agua, vitaminas y minerales. ¡Cosa diferente son las aceitunas! Pensemos si no, de dónde se obtiene el aceite de oliva.

    Incluso si estamos próximos a la hora de la comida (almuerzo o cena), por qué no elegir como alternativa, algún aperitivo de pescado (mejillones, berberechos, calamares, atún, sardinas…a ser posible siempre bajo en sal, al natural o en aceite de oliva escurriéndolo muy bien). Éste se considerará como parte de la comida a tomar en la cena, pero nunca un COMPLEMENTO EXTRA e INDEPENDIENTE a ella.

    Si bien muchos de los anteriormente citados pueden incluirse dentro de un patrón de dieta vegetariana, otras alternativas son:

         Tostadas vegetales integrales untadas con hummus, guacamole, queso vegano, aceite de oliva… O simplemente añadirle tomates pequeños, pepinos, lonchas de tofu, aguacate, calabacín…

    Snacks de sesámo negro con arroz integral.

    Para los apasionados del dulce: tostada de pan integral con algarroba. Las melazas (arroz, cebada, caña..) y el sirope de ágave pueden ser otros alimentos ideales para untar, que además de ser dulces, aportan muchos nutrientes

    Dips de zanahorias, etc.
    En nuestra cultura, el aperitivo no sólo es un elemento socializador, sino que juega un rol muy importante dentro de la gastronomía. Hacer que pierda su fama de poco sano es posible si elegimos para ese momento alimentos como los que hemos visto y que por su condición de saludable no son, ni mucho menos, malos de sabor.

    ¡¡ El secreto está en saber elegirlos y ser consciente de que no es hambre lo que estamos sintiendo!!

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...