Pediluvios y maniluvios | Centro Medicina Integral
    • 09 SEP 12
    • 3

    Pediluvios y maniluvios

    La hidroterapia en casa ofrece un sin fin de posibilidades utilizando los medios de los que dispone cualquier hogar  de nuestro medio. Los baños de pies, pediluvios, y los de manos, maniluvios, son un claro ejemplo de ello.

    Para el pediluvio se introducen ambos pies por encima de los tobillos y en el caso de los maniluvios podemos bañar sólo las manos o incluso los antebrazos hasta la altura de los codos.

    Se utilizan para tratar procesos no sólo de dichas zonas del cuerpo sino también de otros lugares distantes, debido al gran número de terminaciones nerviosas y acciones reflejas que se producen durante estos procedimientos hidroterápicos.

    Lo más frecuente es que se utilice algún tipo de remedio vegetal para potenciar el poder de estos baños, si bien, es posible realizarlos sólo con agua y jugar con los cambios de temperatura para obtener el efecto deseado, como es el caso de los maniluvios alternantes (frio-caliente) que se usan como entrenamiento circulatorio cuando las manos tiene dificultad para entrar en calor durante los inviernos.

    También pueden realizarse los baños de pies o manos a temperatura creciente, aumentando gradualmente el calor.

    Los pediluvios ayudan a descongestionar el cerebro y a tratar patologías de vías respiratorias altas, laringitis, faringitis, catarros, etc. También mejoran la circulación, depura los tejidos y producen un efecto equilibrador a nivel general.

    Son útiles contra los dolores, para desintoxicar el organismo, para aliviar la plétora de regiones superiores del cuerpo, como sedante o tonificante según el caso, y para los procesos artríticos y reumático, así como para los cuadros alérgicos locales.

    La duración de los mismos oscila entre los 5 y 8 minutos, aunque en casos concretos puede aumentarse el tiempo hasta los 20 minutos, aproximadamente.

    Es bastante frecuente añadir cocimientos de plantas o aceites esenciales, algas o arcilla, para lograr un efecto específico en función de la substancia que añadamos al agua.

     

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply