Los edulcorantes | Centro Medicina Integral
    • 13 ENE 13
    • 0
    Los edulcorantes

    Los edulcorantes

    azucarPor Dª Gracia María Casado, Nutricionista y colaboradora del C.M.I. Dr. Nougués

    Como todos sabemos, un edulcorante es un aditivo para los alimentos capaz de duplicar el efecto del azúcar,  pero que usualmente tiene menos energía. Algunos extractos del azúcar son naturales y algunos son sintéticos y generalmente se conocen como edulcorantes artificiales.

    Actualmente el empleo de edulcorantes se da en parte por su gran aplicabilidad y por sus efectos, entre ellos  y fundamentalmente, el acalórico, frente a numerosas situaciones:

    – disminuir el peso

    – controlar la DM y evitar hipoglucemias reactivas

    – el cuidado dental

    Se pueden agrupar en:

    -acalóricos  naturales

    -acalóricos artificiales  (sacarina, ciclamato, aspartamo, acesulfame k, D-tagatosa, y L-glucosa)

    -calóricos naturales (sacarosa, fructosa, glucosa y lactosa)

    -calóricos artificiales (sorbitol, manitol, xilitol, malitol e isomalitol)

    Los sustitutos del azúcar se desarrollaron originalmente para ser utilizados por diabéticos y personas con problemas específicos de salud; sin embargo, hoy en día se ha incrementado la demanda de productos bajos en calorías por parte de los consumidores. Algunos de estos hidratos de carbono utilizados como edulcorantes (p. ej., la polidextrosa o el xilitol) se han propuesto como ingredientes de alimentos funcionales útiles para el control de la ingesta por su bajo contenido energético (ya que no son metabolizados o no completamente) y también por los efectos de algunos de ellos, aunque ligeros, sobre la supresión del apetito. Otros azúcares alcoholes como el sorbitol, lactitol, y el xilitol están siendo cada vez más utilizados como edulcorantes en la obtención de productos ‘sin azúcar’. Estos productos son absorbidos de una forma incompleta por el tracto digestivo, por lo que tienen un contenido calórico útil menor que el del azúcar (de 1,5 a 3 kcal/g).

    Otro de los edulcorantes, conocidos recientemente es la Stevia. Se emplea como sustituto del azúcar. Tiene un sabor más lento al comienzo y una duración más larga que la de azúcar, aunque algunos de sus extractos pueden tener un sabor amargo o como gusto a regaliz en altas concentraciones. Con sus extractos, que tienen hasta 300 veces el dulzor del azúcar, stevia ha llamado la atención con la creciente demanda de bajos carbohidratos y alimentos bajos de azúcar en la alimentación alternativa. La investigación médica también ha demostrado los posibles beneficios de la stevia en el tratamiento de la obesidad y la hipertensión arterial porque tiene un efecto insignificante en la glucosa en la sangre, es atractivo como un edulcorante natural para las personas con dietas en carbohidratos controlados. Sin embargo, la salud y controversias políticas han limitado la disponibilidad de la stevia en muchos países.

    La fructosa clásicamente se ha utilizado como sustituta de la sacarosa en pacientes diabéticos, como edulcorante para la elaboración de numerosos productos, etiquetados como “aptos para diabéticos”. Sin embargo más recientemente se ha comprobado que dietas con alto contenido en fructosa, inducen a hiperglucemia, hiperinsulinemia, hipertrigliceridemia e insulinoresistencia, por lo cual su uso se ha limitado en diabetes.

    Finalmente el sucromalt, oligosacárido procedente de la conversión de sacarosa y maltosa, en fructosa y un olisacárido de glucosa con uniones 1-3 y 1-6 alternativamente, ha sido muy utilizado en el diseño de alimentos de bajo IG.

    En su caso la tendencia en el patrón alimenticio ¿se centra en el uso de azúcares refinados (de mesa) o bien emplea algún edulcorante de los mencionados anteriormente?

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply