Ionización y salud | Centro Medicina Integral
    • 16 ABR 13
    • 0

    Ionización y salud

    iones atmosféricoas“Hace tiempo que conocemos el efecto que producen sobre nuestro organismo ciertos fenómenos naturales así como determinados ambientes artificiales, tanto en sentido beneficioso como perjudicial. Así, por ejemplo, algunos vientos procedentes de tierra adentro o de montañas, parecen estar relacionados con la aparición de síntomas como rinitis, constipaciones nasales, dolores de cabeza, irritabilidad general, y el agravamiento de determinadas patologías previas como la hipertensión, el asma o incluso  la depresión.

    Sin embargo, experimentamos calma, relajación y bienestar cuando visitamos en la naturaleza lugares como bosques, arroyos, cascadas o paseamos a la orilla del mar.

    ¿Por qué sucede lo anteriormente descrito?

    A principios del siglo XX, Chijevski, elaboró una completa teoría acerca de los efectos de la ionización at­mosférica que explicaba el porqué de estos fenómenos, los cuales fueron atribuidos al efecto de la ionización del aire. Posteriormente, otros estudiosos del tema, como Sulman o Kreuger, aportaron nuevas investigaciones sobre este interesante asunto.

    Como conclusión de dichos estudios se llegó a establecer que cuando hay un predominio en la atmosfera de los iones con carga positiva se produce un efecto irritativo sobre el organismo de características similares a un síndrome serotoninérgico, mientras que si el predominio es de iones negativos, se producen estados de calma y serenidad.

    Un ión no es más que un átomo cargado eléctricamente, es decir, con carga negativa o positiva. Según sea el tipo de carga, así se les denomina. En este caso, lo positivo es sinónimo de enfermedad y lo negativo de salud, por decirlo de forma sencilla.

    En la atmósfera, la cantidad de iones oscila entre 1.000 y 2.000 por centímetro cúbico y dependiendo del predominio de un tipo o de otro, así será el efecto que se produce en el lugar en cuestión. En condiciones normales, por tener la tierra una carga eléctrica negativa, existe un predominio de iones positivos en una proporción de 5 a 4.

    En las ciudades, debido a la menor cantidad de vegetación, al roce de los vehículos con el aire, las calefacciones, revestimientos plásticos, etc., se produce un incremento de iones positivos, con los consiguientes efectos de irritabilidad y malestar. Lo contrario que sucede en los ambientes naturales, bosques y lugares con agua en movimiento.

    Puesto que la mayoría vivimos en ciudades o núcleos urbanos en los que predominan los iones positivos, ¿Qué podemos hacer para mejorar esta situación?

    Pues podemos recurrir a tratar de tener plantas, visitar jardines o escaparse a  la naturaleza siempre que podamos. También es posible recurrir a la utilización de modernos ionizadores, aparatos que generan iones negativos y que pueden ser usados en los hogares para incrementar la proporción de los mismos.

    Se ha comprobado que estar en un ambiente con un predominio de iones negativos ayuda a la recuperación en fatiga y el cansancio, es útil en medicina deportiva, mejora los resultados laborales, produce una mejora en las relaciones humanas y ayuda a la prevención individual y familiar de ciertos procesos, además, se ha demostrado su utilidad como tratamiento coadyuvante en múltiples enfermedades “· (ANF)

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...