Felicidad y nivel de vida | Centro Medicina Integral
    • 09 OCT 15
    • 0
    Felicidad y nivel de vida

    Felicidad y nivel de vida

    Felicidad y nivel de vida

    ¿Depende la felicidad de tener más bienes materiales?

    ¿Depende la felicidad de nuestro nivel de renta?

    Esta es una pregunta interesante que tiene una respuesta algo compleja, ya que podría decirse que en algunas ocasiones sí y en otras no. Expliquemos esto un poco más.

    Se han realizado diversos estudios intentando averiguar la correlación existente entre la riqueza material y la felicidad o el bienestar personal. Las conclusiones obtenidas nos muestran cómo los niveles de felicidad de los habitantes de un país dependen de la renta de éste, cuando se correlacionan países desarrollados con países pobres. Y también nos revelan que en un mismo país pobre, el nivel de bienestar está en relación directa con la renta personal.

    Pero una vez se han cubierto las necesidades básicas, la mayor acumulación de riqueza personal o el incremento de renta del país, no corre parejo con un aumento en los niveles de bienestar personal, sino que más bien parece lo contrario, es decir, mientras más ricos somos en unos aspectos, los materiales, más pobres somos en otros.

    Un ejemplo que confirma lo anterior nos lo proporcionan la información que recibimos  a diario así como algunos estudios que se realizan al respecto, tal como he mencionado anteriormente.

    En una sociedad moderna y occidental, debido al nivel de renta del país, deberíamos sentirnos felices y contentos, sin embrago, continuamente, somos informados de la creciente crisis de valores en nuestra cultura, del ascenso del hastío, de la apatía y de la falta de ilusiones en sectores tan preocupantes como son nuestros jóvenes. Incluso prestigiosas personalidades nos hablan de la crisis de occidente.

    Hay muchas cosas positivas en nuestra vida actual pero al mismo tiempo, en nuestras sociedades modernas, también existen trabas al crecimiento humano.

    niños sonrientes

    Es posible encontrar sonrisas incluso en los lugares más pobres

    El arraigado consumismo en el que inconscientemente caemos, porque se introduce solapadamente hasta lo más profundo de nuestra médula; la cultura del éxito fácil y rápido sin importar la repercusiones que traiga aparejada el hecho de conseguirlo; la aversión a todo lo que suponga esfuerzo y trabajo constante, premiando más el amiguismo o la concordancia ideológica que a la valía o el mérito personal; así como la confusión ideológica aportada desde los aparatos propagandísticos de los partidos políticos, de uno y otro signo, son obstáculos importantes y, en ocasiones, difíciles de percibir por la mayoría, ya que suelen disfrazarse de progresismo y de avance en las libertades.

    Los hechos son claros. Vivimos mejor que en otras épocas y lugares, en cuanto a cantidad de medios disponibles, pero no está tan claro que vivamos más felices.

    ¿Es posible hacer algo para paliar esta situación?

    Personalmente creo que bastante, y no lo digo basándome en una creencia sin fundamento, sino con la certeza que me da la constatación personal de que es posible hacerlo.

    Así lo demuestran las personas que conozco que ya lo han realizado. En este caso no me refiero a honorables sabios del pasado o a grandes fundadores de movimientos religiosos o filosóficos. Tampoco me refiero a los místicos encerrados en una ermita lejana en la cima de una montaña, sino que estoy hablando de gente corriente que van a sus trabajos, tienen sus familias y sus compromisos sociales, pero han buscado y encontrado un sentido nuevo en sus vidas. Gente que no se han dejado arrastrar por sus circunstancia familiares, ni por su biografía personal, ni por el ambiente social en contra. Han seguido su propia intuición y su propio camino, y seguirlo les ha llevado a experimentar el día a día de un modo creativo y diferente, a pesar de que en ocasiones la vida, como a todos, les traiga dificultades, trabas o sufrimiento.

    Estas personas transforman lo limitado en potenciador, el estiércol de las situaciones humanas en combustible para su desarrollo, las dificultades del camino en retos creativos para avanzar mejor.

    Dicho de otro modo, transforman el plomo en oro, como si fuesen los verdaderos alquimistas del siglo XXI.

    Pero al igual que el camino alquímico de antaño, las exigencias que ha de asumir aquel que pretenda ser feliz en su vida y alcanzar el bienestar anhelado, no son demasiado populares, ya que implican decisión, esfuerzo y compromiso; y sabemos que, hoy día, eso, no está de moda.

    ¿Asumirás el reto de ser uno de ellos?

    Leave a reply →
  • Posted by luzenagora on 10 octubre, 2015, 06:16

    Reblogueó esto en LUZ EN AGORA.

    Reply →
  • Posted by Milagro on 14 octubre, 2015, 21:54

    Buenas tardes,me gusta mucho este artículo y todo lo que tenga que ver con el autoconocimiento y la felicidad del ser humano.

    Reply →
  • Posted by Dr. Armando Nougués on 15 octubre, 2015, 07:32

    Me alegro que así sea. Espero que puedas encontrar en este blog otros artículos de interés.
    Gracias por el comentario
    Saludos
    Armando Nougués

    Reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...