Entendamos el Yin y el Yang | Centro Medicina Integral
    • 12 MAY 15
    • 0
    Entendamos el Yin y el Yang

    Entendamos el Yin y el Yang

    Grafía que muestra  Yi-Yang

    Escritura China Yin-Yang

    La mayoría de las personas en nuestro medio cultural, alguna vez han oído hablar del Yin y del Yang, aunque muchos de ellos no sepan exactamente qué quiere decir esto.

    Dichos conceptos se encuentran íntimamente relacionados con la filosofía china y también forman parte de la base de los fundamentos de la Medicina Tradicional China. Sus orígenes se remontan a la antigüedad, miles de años atrás, cuando los filósofos chinos a través de la observación de la naturaleza, se dieron cuenta de que el universo se encontraba en constante y continuo cambio dinámico. Comprendieron, también, que dicho cambio podía ser expresado mediante la alternancia de dos principios o polaridades universales que denominaron Yin y Yang.

    Así, tanto la naturaleza, el cosmos, como también los seres humanos, se encuentran bajo la “influencia” de estas dos manifestaciones que podríamos concebir como opuestos complementarios.

    Según esta teoría, el Yin representa el reposo, lo interno, el descender, la oscuridad, el frío, lo pesado, la noche, la materia, etc.; mientras que el Yang corresponde a la actividad, lo externo, el ascender, la luz, el calor, lo ligero, el día, la energía, etc.

    Como vemos, uno no puede existir sin el otro, ya que no es posible concebir el día sin la noche, el calor sin el frío o la pesadez sin la ligereza. Además, cada uno de estos principios se controlan mutuamente buscando el perfecto equilibrio.

    Ambos son cambiantes y se encuentran en movimiento permanente, buscando la armonía. Para ello, pueden transformarse el uno en el otro. Así sucede que cuando el Yin desciende, asciende el Yang y viceversa (cuando el día está terminando, Yang, empieza a surgir la noche, Yin).

    Dicha transformación dinámica no constituye un movimiento lineal, sino más bien, como el símbolo que lo representa indica, una espiral.

    Símbolo Yin-Yang

    Símbolo Yin-Yang

    Si nos fijamos en dicho símbolo, observamos una parte oscura, Yin, que va disminuyendo al tiempo que la parte clara, Yang, adquiere más fuerza; y, al contrario, donde Yang está débil es justo donde crece el Yin. Además, Yin posee en su interior la semilla clara Yang y, asimismo, Yang tiene en su interior el germen del Yin. Esto nos muestra una concepción del universo en el que las cosas no se perciben como estáticas o absolutas, sino que todo es relativo, flexible y cambiante.

    Desde el punto de vista de la salud, el estado ideal para los seres humanos sería el equilibrio armonioso entre el Yin y el Yang.

    Nuestro cuerpo, cada proceso fisiológico, cada síntoma, cada estado puede ser descrito desde la teoría del Yin-Yang.

    Yin controla la parte interna, baja y frontal del cuerpo y Yang la externa, superior y trasera. La mitad de los órganos vitales son Yin y la otra mitad Yang. Yin gobierna la sangre, Yang el Qi.

    Buscar el equilibrio entre el Yin y el Yang es empezar a armonizar nuestra existencia, lo cual no es tarea fácil, pero sí que es algo sobre lo que podemos afirmar que merece la pena intentar.

    Para ello disponemos de diversas herramientas terapéuticas, tales como la alimentación, el ejercicio físico, la respiración consciente, el Qi Gong para la salud, la regulación del estilo de vida, la acupuntura y todo un amplio repertorio de medicamentos, fitoterapia, nutracéuticos, etc. que pueden ser aplicados para corregir las situaciones de desequilibrio entre el Yin y el Yang y recobrar nuestra salud.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...