Elegir y asumir | Centro Medicina Integral
    • 11 AGO 15
    • 0

    Elegir y asumir

    Elegir

    No elegir es también una elección

    A lo largo de la vida vamos realizando infinidad de elecciones. Algunas de ellas poco relevantes, en cambio otras marcarán cambios especiales en nuestra vida.

    Sea como fuere, el hecho es que no podemos dejar de elegir, ya que incluso cuando no optamos por algo, eso, en sí mismo, constituye ya una elección.

    Algunas personas muestran una cierta dificultad a la hora de realizar elecciones, pues no están seguros de si acertarán o no. Pero para otros, lo verdaderamente dificultoso no es elegir, sino asumir las consecuencias de lo elegido.

    Así por ejemplo, alguien podría elegir comer pasteles en abundancia, pero no asumen que eso les haga coger peso y sufren porque quisieran estar delgados.

    Otros eligen vivir de forma que tal que les resulta imposible disponer de tiempo para ellos, pero no asumen el hecho de que ese estilo de vida les lleve a estar estresados o a sufrir de ansiedad.

    Hay quienes eligen comer lo que les da la gana, a pesar de saber que les producirá algún daño, cosa que luego les disgusta cuando se produce.

    El primer año que ejercía como médico, vino a verme un joven de unos treinta años refiriendo que tenía tos. Le pregunté que cuándo le ocurría eso y me dijo, -sólo cuando fumo-. Insistí, entonces, si cuando no fumaba la tos persistía, a lo que me contestó que no.

    La cosa estaba clara. El mejor remedio para dejar de toser no era otro que dejar de fumar, pero este señor quería seguir fumando y tomar un jarabe para la tos, cosa que supongo debería hacer el resto de su vida.

    En fin, es una lástima que los verbos elegir y asumir no se conjuguen juntos, porque en la vida son inseparables.

    Asumir

    Asumir significa acoger las consecuencias de nuestras elecciones

    Recuerdo cuando el escritor Terenci Moix expresó públicamente que quería seguir fumando, a pesar de su grave enfermedad respiratoria que le llevó a la muerte. Era consciente de su elección, de sus consecuencias y decidió hacer lo que hizo. Fue congruente con su discurso y, en cierto modo, admirable, debido a la escasez con la que hoy día encontramos actitudes congruentes por parte de la mayoría de las personas.

    Somos libres de elegir pegarnos cabezazos contra un muro de hormigón, pero sería bastante apropiado que después no te quejases de dolores de cabeza.

    Podemos elegir entre el camino del desarrollo o el de la alienación.

    Cada uno tiene un coste y genera, también, unas consecuencias.

    Puedes elegir el que te apetezca.

    Y, aunque no te guste o protestes por ello, la vida no te da otra opción que asumir las consecuencias.

    ¡Cada uno decide!

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...