¿Dormir o despertar? | Centro Medicina Integral
    • 01 FEB 16
    • 0

    ¿Dormir o despertar?

    dormidos

    Dificilmente podremos vivir una vida plena si de,maullamos dormidos

    Cuando reflexiono acerca de lo que significa vivir en plenitud siempre aparece en mi mente la noción de despertar de manera inseparable de lo anterior.

    Tal vez porque haya tenido la suerte de haber recibido enseñanza de algunos maestros a los que considero “despiertos” que han explicado este estado de la mente de una forma sencilla y clara.

    Pero a lo largo del tiempo he observado que mientras hablar de vida plena nos resulta cercano, introducir la noción de despertar suena lejano, como si fuese algo destinado a los yoguis del Himalaya o al reducido ámbito de los maestros orientales.

    Sin embargo, si profundizamos en el tema un poco más reconoceremos que  el proceso de despertar es algo universal y cercano. Tan cercano y universal como lo es también la salud.

    Tengo el profundo convencimiento de que no es posible vivir la vida saludablemente, ni tampoco desarrollar al máximo el potencial que tenemos, si nuestra existencia transcurre en un estado de obnubilación mental permanente en el que no llegamos a diferenciar lo nuclear de lo accesorio. A este estado lo llamamos de consciencia dormida. Y a pesar de lo que pudiera parecer, es más habitual de lo que sería deseable.

    Algunos viven así de forma automática. En cambio otros eligen vivir la vida en esta “modalidad” con la intención de sufrir menos, pero se encuentran con algo realmente dramático, y es que consiguen justamente el efecto contrario.

    Por eso, desde la antigüedad, todos los maestros han exhortado a sus discípulos a trabajar para despertar. A eso han dedicado sus vidas y nos han transmitido numerosas enseñanzas.

    ¿Pero qué significa despertar? ¿Cómo explicarlo con palabras sencillas y actuales?

    despertar espiritual

    Despertar significa encontrarle sentido a nuestras vidas

    Dice el maestro tibetano Sogyal Rimpoche “Podemos empezar aquí y ahora a encontrarle sentido a nuestras vidas”.

    Y a mi se me ocurre que, despertar, precisamente, tiene mucho que ver con eso, con buscarle sentido a nuestras vidas.

    Despertar, pues, es reconocer el valor intrínseco y el sentido verdadero de la existencia humana.

    Por tanto, aquello que llamamos despertar no es una tarea reservada solamente a unos pocos elegidos, a los santos, a los místicos, etc. sino que es una elección vital que debemos asumir si queremos vivir felices.

    Desde el punto de vista sofrodynámico entendemos el concepto de salud como “el arte de vivir”. Y no podemos vivir plenamente si permanecemos dormidos. Eso significa que el despertar y la salud poseen unas intimas relaciones hasta tal punto que legan a ser inseparables.

    Una mente despierta irá más allá de las apariencias para volver luego a ellas, sabiendo lo que son y conociendo su naturaleza.

    Un famoso aforismo zen dice:

    “Cuando empecé a meditar

    la montaña era una montaña.

    Seguí meditando,

    y la montaña dejó de ser montaña.

    Cuando avancé, aún más, en la meditación,

    la montaña volvió a ser montaña”

    Pero, ¿como comenzar a caminar por la senda que nos lleva a despertar?

    Pues el camino del despertar se inicia justo en el momento en el que decidimos de una manera firme e inquebrantable orientar nuestra vida de modo congruente, renunciando a seguir cultivando las causas del sufrimiento y nos decidimos a promover todo aquello que nos lleva a ser felices.

    ¡En este caso no os deseo felices sueños, sino auspiciosos despertares!

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...