Dia Mundial contra el Cáncer | Centro Medicina Integral
    • 04 FEB 17
    • 0
    Dia Mundial contra el Cáncer

    Dia Mundial contra el Cáncer

    Hay palabras cargadas de un significado que las convierten en una especie de bomba de relojería en nuestro interior, pues son capaces de desencadenar, en un tiempo más o menos breve, un  sinfín de reacciones emocionales diferentes y muchas veces dolorosas o limitantes. Una de ellas es, sin lugar a dudas, la palabra cáncer, capaz de contagiarnos de un verdadero pavor, ansiedad o incertidumbre extrema, cuando la escuchamos.

    Hoy celebramos el Día Mundial contra el Cáncer, lo cual justifica, aun más si cabe, dedicar un comentario acerca de este tema, sobre todo aportando una reflexión más personal y humana en lugar de una retahíla de datos técnicos acerca de las estadísticas de los distintos tipos de tumores.

    A lo largo de los más de treinta cinco años de vida profesional en el ámbito de la medicina, he podido acompañar en este proceso a un gran número de personas aplicando mis conocimientos desde el enfoque de la Medicina Integrativa. Basándome en dicha experiencia, puedo afirmar que, desde los casos con resultados positivos especialmente espectaculares hasta aquellos otros en los que no se pudo superar la enfermedad, estoy convencido de haber aportado un granito de arena en lo que a calidad de vida y esperanza se refiere. Pero lo que me parece que muchos de estos pacientes no saben es la huella que todos ellos dejaron en mi y el agradecimiento que les profeso por todo lo que me aportaron. Esto es mucho más especial en algunos casos particulares en los que he podido aprender de primera mano un modo elegante y digno de afrontar las dificultades más extremas y de encarar el proceso de la muerte de forma más que ejemplar. Estas personas han sido los maestros de uno de mis aprendizajes más profundos hasta estos momentos.

    Respecto al abordaje del tratamiento del cáncer, lo primero que querría destacar es que no existe un enfrentamiento entre la Medicina Integrativa y la que podríamos denominar convencional, más bien todo lo contrario, aunque en muchas ocasiones los medios de comunicación y algunos compañeros un tanto desinformados se empeñen en mostrar otra cosa. Tanto es así que de manera habitual recibo pacientes remitidos por otros especialistas, al mismo tiempo que yo también se los derivo para ser estudiados cuando considero que su patología así lo requiere.

    En el caso del cáncer, aunque esta colaboración todavía no es todo lo fluida que debiese, tengo la esperanza y la convicción de que poco a poco veremos avances en esta dirección. Con total seguridad esto beneficiará a muchos pacientes.

    Algunos se preguntarán qué es lo que podemos hacer desde el enfoque integral de la salud por una persona con cáncer. Pues bien, son muchos los aspectos en los que podemos ayudar, desde hacer que sobrelleven mejor su enfermedad, hasta mejorar la calidad de vida durante la quimioterapia o que se recuperen antes y se incremente el número de casos resueltos positivamente.

    Disponemos de diversos procedimientos mediante los que aportamos un apoyo importante al sistema inmunitario, uno de los más castigados por el uso de la quimioterapia y que, además, da lugar a complicaciones importantes que en ocasiones son las causantes del fallecimiento del sujeto. Así que, aunque solo fuese por esto, ya merecería la pena nuestra aportación.

    Pero no se queda sólo en ese punto. Además, es necesario ayudar a los órganos encargados de la detoxficación del organismo a que puedan realizar su función y no queden desbordados por el acúmulo de toxinas que como consecuencia del tratamiento y las muertes celulares que se producen, tiene lugar. Es importante apoyar en sus funciones a órganos como por ejemplo el hígado, riñones, piel, la macrobiota intestinal etc.

    Por otro lado, disponemos de productos sobre los que se han realizado importantes estudios y que demuestran un potencial anticancerígeno importante y que, además, ayuda a incrementar los efectos antioncológicos de la quimioterapia o de la radioterapia, como son diferentes tipos de hongos (Shiitake, Maitake, Agáricus, etc.), los Salvestroles, diversos polifenoles y betaglucanos, etc.

    No debemos olvidar tampoco otros aspectos importantes para la conservación de la salud y para la recuperación de la misma, tanto en esta como en cualquier otra enfermedad sistémica. Nadie pone en duda de la importancia de la alimentación para mantener y recobrar la salud, pero de forma habitual esto se obvia en los tratamientos convencionales. Un apoyo nutricional apropiado pautando perfiles dietéticos ricos en alimentos que han demostrado su eficacia como alimentos funcionales (aquellos alimentos que, además de su capacidad nutricional, aportan algún beneficio extra para la salud), puede ser bastante aconsejable.

    Además de todo lo dicho anteriormente, cabría destacar también el apoyo de tipo psicológico que es importante aportar a este tipo de pacientes. No me estoy refiriendo a la realización de una psicoterapia reglada, cosa que en algunos casos puede ser necesario, sino al acompañamiento emocional y el cultivo de las relaciones nutricias que en un proceso de este tipo pueden ser especialmente sanadoras. Incluso he tenido pacientes en los que hemos trabajados con las llamadas Técnicas Mente-Cuerpo, entre las que podríamos incluir la meditación, la visualización, el enfoque sofrodynámico o prácticas al estilo del Midfulness. Muchas de ellas han demostrado evidencia científica de aportar beneficios a los pacientes oncológicos.

    La regulación del estilo de vida con unas normas higiénicas generales, que muchas veces son de sentido común pero que pocas veces se explican. Esto también tiene su importancia.

    Pero si hay algo que me gustaría resaltar en este pequeño artículo es precisamente la idea de que una enfermedad de esta naturaleza ha de ser abordada de modo global por distintos profesionales cualificados y mediante diferentes terapias que incluyan no sólo el aspecto físico, sino también el cognitivo, el emocional y el espiritual de la persona.

    Una ultima aclaración, ¡cuidado con las panaceas y remedios milagrosos! Porque es fácil que una persona o una familia desesperada, como dice el refrán, “se agarre a un clavo ardiendo”. Y esto es terreno propicio para charlatanes y demás fauna que ofrecen curaciones milagrosas o  pociones mágicas que poco o nada aportan a un proceso de este tipo.

    Hoy más que nunca quiero mostrar mi más sincero apoyo a todas las personas y, como no, también a sus familiares y cuidadores, que se encuentran en estos momentos afectados por algún tipo de cáncer y transmitirles la esperanza de que, a pesar del dolor y el sufrimiento de esos momentos de lucha, todo ello les lleve a una vida mejor.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...