Cuando lo natural hace daño | Centro Medicina Integral
    • 11 OCT 15
    • 3
    Cuando lo natural hace daño

    Cuando lo natural hace daño

    Setas venenosas

    Hay muchas cosas naturales que pueden matarnos

    Los seres humanos vivimos atrapados dentro de nuestros propios sistemas de creencias. Dichas creencias no son más que estructuras psicológicas que funcionan como certezas, normalmente a nivel no consciente. De tal manera que en función de dichas creencias organizamos nuestra vida y nuestras acciones.

    Una de las más extendidas, sobre todo el el mundo en el que me muevo, el la que sostiene que cuando algo es natural, entonces no hace daño y es mejor tolerado por nuestro organismo.

    Esto es rotundamente falso. 

    Es posible que en muchos casos sea así, pero en otros esa afirmación no se cumple.

    Por ejemplo, he tenido pacientes que no toleran tejidos de lana (natural) y sí toleran tejidos sintéticos (artificiales). O pacientes que no pueden dormir con mantas de lana y si pueden hacerlo con mantas acrílicas. O muchas personas que no toleran determinado alimento (natural) pero sí tolera productos químicos (artificiales), etc., etc.

    Por tanto, el hecho de ser natural no implica una mejor tolerancia por nuestro organismo.

    Pero si además nos metemos con las interacciones medicamentosas, tenemos ahí otro profundo campo para ña reflexión.

    Frecuentemente encuentro pacientes que viene automedicados o medicados por consejo del dependiente de un herbolario con un  producto que les resulta contraproducente.

    Ellos argumentan aquello de “es que como era natural, pensé que no me iba a hacer daño”, pero no se dan cuenta que una planta, o cualquier nutracéutico o suplemento dietético que ingiramos, posee una serie de componentes químicos que interaccionan con aquello otro que hemos tomado previamente.

    Hoy día son conocidas las múltiples interacciones del Hypericum perforatum (Hierba de San Juan) que se utiliza para el tratamiento de la depresión y que produce interacciones medicamentosas con cardiotónicos, antivirales, quimiterápicos, etc.

    El pomelo puede interferir con ciertos medicamentos

    El pomelo puede interferir con ciertos medicamentos

    Yo he visto prescribir Hypérico en un herbolario a un señor que no conocían de nada y sin saber si tomaba alguno de esos productos. Médicamente podría considerarse una barbaridad, pero ocurre.

    Hace pocos días me encontré que un paciente que tomaba antiagregantes plaquetarios había añadido por su cuenta Omega-3, sin saber que dicho producto posee también una acción an

    antiagregante plaquetaria. El resultado es que, según  me contaba, había comenzado a tener hematomas y equímosis espontáneas.

    Otra paciente oncológica había añadido, por consejo de alguien, un extracto de Silimarina, para proteger el hígado, pero obviamente no sabía esta paciente que los estudios actuales indican que no se utilice dicha substancia en determinados momentos del tratamiento oncológico.

    Algunas personas no saben, aunque sus oncólogos se lo recuerdan, que el zumo de algo tan natural y sano como el pomelo, interfiere con ciertos medicamentos antineoplásicos.

    Podría seguir contando múltiples ejemplos, pero lo que realmente quiero insistir para que quede suficientemente claro, es que es totalmente falsa la creencia de que algo por ser natural es inocuo.

    Recordemos que las bacterias y virus que nos hacen enfermar son totalmente naturales, así como los venenos de animales, hongos y plantas también lo son.

    Personalmente prefiero tomar cítricos en lugar de una pastilla con vitamina C, pero hay personas que no toleran las ”naturales” naranjas.

    Parece extraño que alguien como yo que lleva más de 30 años ejerciendo la Medicina Naturista, realice estas puntualizaciones, pero no podría ser de otro modo si quiero ser fiel a lo que considero correcto.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply