¿Conoces la grasa parda? | Centro Medicina Integral
    • 08 FEB 16
    • 0
    ¿Conoces la grasa parda?

    ¿Conoces la grasa parda?

    grasa parda

    La grasa parda es un tipo de tejido que genera calor

    Desde hace un tiempo escuchamos hablar con más frecuencia de la llamada grasa parda o grasa marrón, aunque, por lo que he podido comprobar, la mayoría de las personas no tienen demasiado claro qué es lo que eso significa.

    En general, tenemos asociado el exceso de grasa con la obesidad, cosa que es cierto, pero, sin embargo, en lo que se refiere a la grasa parda, se ha comprobado que la cosa funciona de otra manera.

    Según parece, la grasa parda podría llegar a ser beneficiosa, precisamente, contra la obesidad, así como también contra la diabetes del adulto y ciertos problemas cardiovasculares.

    Esto quiere decir que el tejido adiposo, la grasa, no es igual en todos sitios, de tal manera que hoy día tendríamos que diferenciar entre  dos tipos de grasa diferente: a) La grasa parda y b) La grasa blanca, denominadas así en función de su color y que poseen funciones diferentes.

    La localización de la grasa parda en el adulto suele ser el cuello, región dorsal alta y pecho, mientras que la grasa blanca se distribuye en otras zonas, seguramente conocidas por todos.

    La grasa parda no almacena los lípidos, como sí lo hace la blanca, sino que los quema produciendo calor y energía. Eso quiere decir que el tejido pardo ayuda a obtener energía a partir de las grasas, en lugar de servir de acumulo de las mismas.

    Nos interesaría, pues, aumentar la cantidad de grasa parda al tiempo que disminuimos la grasa blanca para mantenernos más saludables.

    ¿Cómo hacerlo?

    distribución de las grasas

    Esquema de distribución de las grasas en el organismo

    Pues parece que el ejercicio juega un papel fundamental. Pero en este caso, ejercicio de tipo anaeróbico (como por ejemplo las pesas). También es aconsejable disminuir el porcentaje de hidratos de carbono en la dieta, sobre todo los refinados, al tiempo que aumentamos el consumo de proteínas.

    Otro factor que parece aumentar la proporción de la grasa parda es el frío, de tal manera que se ha llegado a aconsejar el no ir abrigados en exceso o evitar poner las calefacciones a temperaturas muy altas. Las duchas con agua fría, la natación y ciertos procedimientos hidroterápicos también contribuyen al desarrolla de la grasa parda.

    Según parece, la suplementación con melatonina ayuda a esta conversión de grasa blanca a parda.

    No obstante, todavía quedan muchos estudios por realizar y estoy seguro que no tardaremos muchos en constatar importantes novedades que cambien nuestros antiguos conceptos dietéticos.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...