Cinco cosas que un alérgico debería saber y que, posiblemente, nunca se lo hayan contado | Centro Medicina Integral
    • 15 FEB 17
    • 0
    Cinco cosas que un alérgico debería saber y que, posiblemente, nunca se lo hayan contado

    Cinco cosas que un alérgico debería saber y que, posiblemente, nunca se lo hayan contado

    Con la llegada de la primavera muchas alergias suelen agravarse

    Con la llegada de la primavera es frecuente que aparezcan o  aumenten ciertos procesos de tipo alérgico, sobre todo aquellos que se encuentran relacionados con las polinizaciones de las plantas que florecen en esta época del año. Sin embargo, además de las polinosis estacionales, existen numerosos procesos de índole alérgica que afectan a las personas durante todo el año.

    El tratamiento que se ofrece desde el punto de vista  de la medicina convencional podría resumirse en el uso de antihistamínicos o de corticoides locales o por vía sistémica para los cuadros más graves y, en el caso de las patologías bronquiales, los broncodilatadores. Muchos enfermos van a mejorar con estos productos y no requerirán otros tratamientos. Sin embargo, existen una gran cantidad de personas alérgicas que, a pesar de tomar los productos anteriores, no evolucionan suficientemente bien, y a los que tampoco se les ofrecen otras soluciones.

    Cuando se abordan los procesos alérgicos desde el punto de vista de la Medicina Integrativa, además de los parámetros convencionales, se toman en cuenta otros aspectos a la hora de prescribir el tratamiento apropiado, aspectos estos que han sido establecidos y contrastados  por estudios actuales,  pero que habitualmente no se les hace mucho caso.

    Así, es frecuente que algunos pacientes me comenten que su alergólogo le ha dicho que para su alergia da igual lo que coma, sin embargo la experiencia y las investigaciones al respecto demuestran lo contrario.

    Sabemos, también, que los estados emocionales de los pacientes influyen en los diferentes procesos, y concretamente en el desencadenamiento de ciertas crisis alérgicas. Pero como dije antes, esto tampoco suele ser tenido en cuenta.

    Para tratar de ilustrar algunas de las cosas que solemos tener en cuenta en el tratamiento de las alergias en Medicina Integrativa, se me ha ocurrido que, a modo de resumen, voy a enumerar cinco cuestiones que un alérgico debiera conocer y que, posiblemente, pocas veces le hayan explicado:

    1.- El estado de la permeabilidad de las paredes intestinales influye en los procesos alérgicos. Cuando las paredes del intestino se encuentran alteradas y la permeabilidad intestinal afectada, se absorben substancias que no debería pasar al medio interno en condiciones normales. Dichas substancias a través de diversos mecanismos (citoquinas, interleucinas, etc.) acaban exacerbando la respuesta alérgica en una persona genéticamente predispuesta.

    CONSEJO: Trata de restablecer la integridad de la barrera intestinal.

    2.- La buena salud de la flora intestinal influye en el proceso alérgico. En los últimos años se ha incrementado el número de estudios sobre la flora intestinal en los que se demuestran importantes relaciones entre ésta y diversas funciones orgánicas. Su relación con  los procesos alérgicos está más que constatada.

    CONSEJO: Cuida la flora intestinal.

    3.- Los niveles de vitamina D se encuentran relacionados con las alergias alimentarias. Se ha comprobado que el déficit de vitamina D puede empeorar cuadros como el asma o la atopia, aunque también se ha visto que un exceso de dicha vitamina podría empeorar ciertos cuadros alérgicos.

    CONSEJO: Vigila y corrige los niveles de vitamina D.

    4.- Hay alimentos que son ricos en histamina y que deberían limitarse en las personas con fondo alérgico. Efectivamente, los alimentos de alto contenido en histamina puede agravar o desencadenar cuadros de tipo alérgico, no sólo urticariformes sino también respiratorios, sobre todo si se combinan con un  déficit de DAO (diaminooxidasa) por parte del sujeto.

    CONSEJO: Disminuye el consumo de alimentos ricos en histamina y, en caso necesario, realiza una determinación de DAO.

    5.- Un hígado con una buena función detoxificadora (Fase-I y Fase-II) ayuda a disminuir las repercusiones de los cuadros alérgicos. Sin embargo, esto no suele ser tenido demasiado en cuenta, porque, desde el punto de vista convencional: “si moqueas por la nariz, qué tendrá que ver el hígado”. Este pensamiento habitual no es exacto. La Medicina Tradicional China lo sabe desde hace varios miles de años, y la moderna Bioquímica Clínica también (aunque, obviamente, desde hace menos tiempo).

    CONSEJO: Trata de cuidar al hígado y ayúdalo convenientemente en los procesos de detoxificación.

    Por tanto, tratar una alergia es algo mucho más complejo y completo que el uso de un  simple antihistamínico o corticoides.

    No obstante quiero dejar bien claro que no tengo ningún inconveniente en que dichos productos puedan tomarse de manera sintomática en los casos que así lo requieran, siempre que ello no haga que dejemos de atender a los demás factores que he comentado.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...