Armonizar y pacificar la soledad | Centro Medicina Integral
    • 21 NOV 15
    • 0
    Armonizar y pacificar la soledad

    Armonizar y pacificar la soledad

    soledad

    ¿Es la soledad algo a combatir o algo a cultivar?

    Habitualmente se habla de la soledad como un estado no deseable que conduce a la depresión a muchas personas, de tal manera que lo mejor sería combatirla por todos los medios. Los datos que se observan en grandes ciudades a propósito de estos temas parecen confirmar esta visión.

    Sin embargo, para mi es importante plantear esta cuestión desde otro enfoque, lo cual me lleva a preguntarme si no será esto, simplemente, el fruto de un aprendizaje limitante. ¿No será, también, que no hemos aprendido a vivir la soledad de una manera creativa? ¿No será que en lugar de crecer en autonomía lo hemos hecho en dependencia emocional?

    Tengo la convicción que quien no gestiona bien la soledad difícilmente gestionará bien su vida, por lo que considero que es un asunto lo suficientemente interesante como para reflexionar sobre él.

    Los seres humanos vivimos con el anhelo de experimentar la totalidad y la trascendencia, así como de sentirnos en comunión con los demás, aunque no siempre somos capaces de conseguir dichos objetivos. Creo que aprender a armonizar y pacificar la soledad forma parte del camino de quienes quieren alcanzar estas metas.

    Pero habitualmente nos encontramos con la dificultad del rechazo casi visceral que presentan muchas personas a experimentar la soledad. De hecho, sentirse solo, se describe como una experiencia desagradable para la mayoría de las personas. No suele gustar comer solos, pasear solos o ver una película solos.

    A pesar de ello, es importante resaltar que sentirse solos es muy distinto de vivir la soledad. Porque, si bien es cierto que somos seres que nos realizamos en interacción con el otro, no es menos cierto que en esa soledad y en esos momentos privilegiados de silencio interior, es donde nos encontramos con nosotros mismos en su versión más elevada. Y es desde ahí cuando realizamos el encuentro más verdadero con los demás seres.

    encuentro consigo mismo

    Aprendamos a vivir la soledad como lugar de encuentro

    Siento que la soledad es un lugar privilegiado para el encuentro, primero con nosotros mismos y, posteriormente, con los demás.

    De hecho todos los maestros espirituales han recomendado el retiro y el silencio como herramientas para progresar en la vía espiritual.

    Pero muchas personas no entenderán lo que digo, ya que para ellos la soledad se convierte en una especie de castigo, a veces suplicio, del que quisieran escapar. Hay quienes se sienten como una isla solitaria en medio de un vasto e inabarcable océano, o como una sombra errante perdida en un infinito desierto. ¿Cómo ser felices con estos sentimientos?, se preguntarán con toda lógica.

    Es posible sentirse solos rodeados de muchas personas. De hecho, este tipo de soledad resulta más doloroso y frustrante que la soledad por ausencia de compañía, porque el sentimiento de soledad es algo que va mucho más allá de lo físico, ya que se trata de una auténtica experiencia interior.

    No quisiera olvidar un matiz que considero importante: es distinto la soledad elegida que la soledad impuesta.

    Si hablo de mi propia experiencia he de decir que soy persona que disfruta de la compañía de muy diversas maneras, compartiendo momentos de diversión, de trabajo o, simplemente, charlando sobre algún tema de mutuo interés. Pero, afortunadamente, también poseo la capacidad de disfrutar de la soledad de manera intensa, cosa que no todos son capaces de entender.

    También creo que aquellas personas que no son capaces de sentirse a gusto y en paz cuando se encuentran a solas, difícilmente compensarán esa sensación de vacío y separatividad en compañía de otros.

    De hecho, muchas personas tratan de enmascarar su sensación de soledad por medio del activismo, de la compra y acumulación de objetos materiales o la búsqueda incesante de compañía al precio que sea, cuando no se refugian en el alcohol o las drogas para anestesiar sus sentimientos.

    Tengo claro que si quieres alcanzar un cierto nivel de bienestar en la vida deberías aprender a degustar y paladear el suave y sutil aroma que nos ofrece la soledad.

    Es en ella en la que se produce esa especie de encuentro con tu propio ser, sin distracciones ni tapujos, y es entonces cuando puedes mirarte cara a cara,  sin disfraces ni medias luces para contemplar nítidamente tu aspecto más auténtico.

    Tal vez suceda que haya personas a los que no les guste la visión que les llega, en cuyo caso la estrategia más coherente sería la del cambio. Es decir, si no te gusta lo que ves de ti mismo, mejor afánate en cambiarlo, ya que no es posible huir, ocultar o evitar por mucho tiempo mirar a tu propio ser.

    Disfruto de experimentar la soledad como un espacio gozoso y creativo en el que, gracias a la conexión con mi mundo interior, soy capaz de beber de la fuente que me nutre y soy también capaz de conectar con los mejores aspectos de mi ser.

    Por eso, buscar momentos de soledad me parece algo apreciado y conveniente, ya que soy de la opinión de que la soledad, más que un enemigo, es un auténtico maestro.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply

Photostream

Aprende a mejorar tu vida

Suscribete a nuestra Newsletter

Mantente al día sobre nuestros últimos artículos de salud, cursos, eventos...